Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gehry, adiós al polémico museo

El arquitecto abandona el proyecto del edificio de la Tolerancia en Jerusalén - Su patrocinador, el Centro Simon Wiesenthal, ha reducido el presupuesto

Sobre el proyecto para construir el denominado Museo de la Tolerancia de Jerusalén, una iniciativa que no hace sino desatar furias por diversos motivos, se amontonan los escollos. El último, pero de gran relevancia, la espantada del arquitecto Frank Gehry, cuya empresa advirtió al Centro Simon Wiesenthal, patrocinador del museo, de que no podrá utilizar su diseño de titanio, cristal y piedra. El motivo de la retirada: la petición de la fundación para que el arquitecto redujera la magnitud de la obra y su coste financiero, que en plena crisis económica rondaba los 175 millones de euros. "Ya no estamos implicados en el proyecto", ha afirmado Craig Webb, uno de los socios de la firma Gehry Partners. Y, en efecto, en la página web del Centro Simon Wiesenthal, el apartado dedicado al Museo de la Tolerancia está en construcción. Cualquier referencia al proyecto inicial ha desaparecido. Mientras, los responsables de las instituciones, de la fundación y de la empresa del laureado arquitecto guardan silencio.

En todo caso, la fundación ya está buscando otro arquitecto para un edificio que se levantará en el predio que ocupa el cementerio musulmán de Mamilla, en pleno corazón de la ciudad santa, sobre una superficie de 30.000 metros cuadrados. El emplazamiento es causa de agria controversia porque las organizaciones islámicas en Israel consideran que el museo profanará la santidad de este campo santo en el que nadie es enterrado desde 1920.

El Tribunal Supremo autorizó la construcción en 2008, empleando un argumento curioso: en 1960 ya se construyó un aparcamiento en parte del cementerio y nadie protestó. No son sólo los religiosos musulmanes quienes se oponen a que prosiga la construcción. Rabinos judíos también consideran sagradas las tumbas, especialistas en arquitectura consideran que el diseño de Gehry era megalómano y que destrozaría la vida del antiguo barrio de Nahalat Shiva, que décadas atrás ya soportó la amenaza de ser derribado para edificar torres. Nunca se llevaron a cabo. En una de las ciudades más pobres de Israel, el faraónico diseño inicial de Gehry se topó también con el rechazo de sectores políticos inclinados a la izquierda y de ex diplomáticos israelíes que trataron de persuadir para que abandonara el proyecto al arquitecto nacido en Toronto (Canadá) en 1929. El actual alcalde de la ciudad, el derechista Nir Barkat, ha asegurado: "No veo que haya ningún problema con la ubicación". Los hay. "Hay algo profundamente inquietante en la idea de situar un museo de la tolerancia en un lugar donde los musulmanes han estado sepultando a sus muertos durante 800 años", ha respondido el rabino estadounidense Eric Yoffie.

El caso es que, en pocos años, las murallas alzadas por Suleimán el Magnífico a mediados del siglo XVI son cada vez menos visibles desde sus inmediaciones en el lado occidental de la ciudad. Centros comerciales y hoteles han borrado una vista que podía contemplarse sólo hace un lustro. Pero otras disputas versan también sobre el propio objeto del museo: las tradiciones judías y las relaciones de Israel con los países árabes, marcadas por cualquier nota distintiva salvo la de la tolerancia.

También está en guardia el Museo del Holocausto de Jerusalén, que no desea que el genocidio perpetrado por los nazis sea abordado en el futuro museo, cuyo autor, diseño y estilo son ahora una incógnita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de enero de 2010