Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Otro año de aire sucio

El nivel de dióxido de nitrógeno se mantiene respecto a 2008, pero se aleja de lo que exige Bruselas - 22 de las 25 estaciones de medición superaron el límite

No avanzamos. La capital sigue igual de contaminada que hace un año. La concentración media de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas tóxico causado por el tráfico que irrita las vías respiratorias, fue en 2009, de media, de 55 microgramos por metro cúbico (mcg/m3). Exactamente lo mismo que el año anterior, según el informe sobre calidad del aire que presentó ayer Ecologistas en Acción, y que se elabora a partir de los datos que ofrece el propio Ayuntamiento en su página web.

Podría parecer un dato positivo: no estamos mejor, pero tampoco peor. El problema es que cada vez nos alejamos más de los límites para la protección de la salud que establece la Unión Europea. El valor medio recomendado para el año 2009 era de 42 mcg/m3. Es decir, la diferencia entre la contaminación que sufrió la capital y el máximo recomendado fue de 13 puntos. En 2008 la diferencia entre el valor ideal y el real fue de 11 puntos.

Madrid tiene que reducir la polución un 27% en un año para cumplir la ley

La situación se le complica al Ayuntamiento de Madrid, que está muy lejos de poder cumplir la normativa europea -traspuesta a España en un real decreto-, que exige que no se rebase la media de 40 microgramos al año a partir de 2010. Hasta ahora, los máximos eran recomendaciones que se iban reduciendo año a año de manera progresiva, con el objetivo de facilitar a los países la adaptación. Madrid tiene que recortar su media en 15 microgramos anuales, es decir, que la contaminación por NO2, generada por el tráfico, tiene que reducirse una cuarta parte (27%) en lo que queda de año.

El aire sucio se concentra en el eje norte-sur, básicamente en la zona de la Castellana. Las estaciones de medición con valores medios más altos fueron Marañón (82 mcg/m3), plaza de Luca de Tena (74), Recoletos (71), Marqués de Salamanca (66) e Isaac Peral (64). De hecho, 22 de las 25 estaciones que estuvieron en funcionamiento el año pasado superaron el valor límite anual de 42 microgramos por metro cúbico.

La legislación europea establece también un valor límite horario que en 2009 estaba fijado en 210 mcg/m3. No debería rebasarse más de 18 veces al año. De las 25 estaciones, seis superaron más veces el límite. En Marañón, por ejemplo, se respiró por encima de ese nivel en 117 ocasiones. "Cumplimos con la legislación vigente", asegura el Ayuntamiento cada vez que se le pregunta por el tema. Y es cierto, porque la obligación de ajustarse a los valores para protección de la salud empieza en 2010.

"Estamos trabajando para cumplir con la directiva", aseguró ayer una portavoz de Medio Ambiente. Una de las medidas con las que pretenden conseguirlo consiste en reordenar el mapa de estaciones de medición. Cambiándolas de ubicación y suprimiendo alguna. De las 27 actuales van a quedar 23 para medir NO2 y 12 para medir partículas en suspensión (PM10), con lo que se pierden los datos históricos y se dificulta la comparación con años anteriores.

La mala calidad del aire causa 2.000 muertes prematuras en Madrid al año, recordó ayer Ecologistas en Acción. Y "el Ayuntamiento continúa sin garantizar el derecho de los madrileños a respirar aire sano", afirmó su portavoz, Paco Segura. Los ecologistas calificaron la estrategia local de calidad del aire, de 2006, de "rotundo fracaso". La estrategia preveía implantar zonas de emisión baja (ZEB) para impedir la entrada al centro a los vehículos más contaminantes en 2008. A día de hoy, aún no tiene fecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 2010