Catástrofe en Haití

La devastación golpea a la ONU

La sede de la misión está en ruinas y hay 100 empleados desaparecidos

La luz reconforta, pero también muestra el daño de una catástrofe que se convirtió en tragedia para la ONU, cuyo cuartel general en Haití ha quedado totalmente destruido. Cerca de un centenar de empleados de la organización seguían anoche desparecidos, sepultados bajo los escombros, incluido el jefe civil de la misión en el país, el tunecino Hedi Annabi. Su muerte fue confirmada anoche por el presidente haitiano, René Preval. Según el organismo, el número de víctimas será muy elevado. Aparte del personal administrativo, la ONU ha perdido a algunos miembros del cuerpo de paz en Haití: China ha confirmado la muerte de 12 enviados a la misión; Jordania, tres, y Brasil, 11.

El terremoto golpeó de lleno la sede de la organización en Puerto Príncipe, situado en el antiguo Hotel Christopher, donde trabajaba el personal administrativo y donde quedaron sepultadas al menos medio centenar de personas. Cuando el edificio se derrumbó, el jefe de la misión estaba reunido en su despacho con una delegación china. Aparte de ese medio centenar, no se sabía anoche la situación de 38 empleados del programa de desarrollo (PNUD), que trabajaban en un edificio adyacente. La mayoría de los 9.000 soldados y policías que integran la misión, llamada Minustah, se encuentran en otras partes menos afectadas por el seísmo.

Más información
Puerto Príncipe se tiñe de sangre

Las comunicaciones con Puerto Príncipe eran muy difíciles, y se limitaban a enlaces vía satélite, según Alain Le Roy, responsable de las operaciones de paz, por lo que era difícil confirmar el número de víctimas. Le Roy sólo dijo que una decena de personas fueron sacadas de entre los escombros, la mitad sin vida. "Es una tragedia para Haití y para la ONU", dijo el secretario general, Ban Ki-moon.

En el cuartel general de la Minustah suelen trabajar 200 personas. Quedaba la esperanza de que muchos lograran escapar y refugiarse en sus casas. Se desconocía el paradero de la ex jefa de prensa del secretario general Michele Montas y de la esposa del general chileno Ricardo Toro, que asumió ayer temporalmente el mando de la misión de la ONU. Una española, Pilar Juárez, funcionaria de la UE destinada en Haití, que asistía a una reunión en la sede de Naciones Unidas, está desaparecida. Además, se buscan supervivientes en el Hotel Montana, otro edificio donde se concentra personal de la ONU.

La misión de pacificación de la ONU cuenta con 7.031 militares y 2.034 policías desplazados al país caribeño, a los que se suman 488 civiles, 1.212 locales y 214 voluntarios. Antes del terremoto, la misión sufrió 57 bajas, entre ellas 37 militares. Edmond Mulet, el anterior representante especial para Haití y su actual asistente para operaciones de paz, fue enviado de inmediato hacia el país.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La Minustah fue establecida hace seis años para garantizar la seguridad en el país caribeño tras el exilio del presidente Bertrand Aristide. El gran reto que tenía la misión para 2010 era la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas. Es un paso que la ONU considera "de capital importancia" para consolidar la estabilidad en el país. Pero como indicaron fuentes diplomáticas, se necesitarán varias semanas para evaluar la situación. Ban, que viajará a la zona tan pronto como sea práctico, dijo que la prioridad es salvar vidas y coordinar las operaciones de ayuda humanitaria.

Personal de la ONU inspecciona los daños sufridos por la sede del organismo, en Puerto Príncipe.
Personal de la ONU inspecciona los daños sufridos por la sede del organismo, en Puerto Príncipe.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS