Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas obras de Conservación da Natureza secan un humedal protegido en Valdoviño

Unas obras de la Dirección Xeral de Conservación da Natureza, dependiente de la Consellería de Medio Rural, consistentes en la apertura y sangrado, han dejado prácticamente seca la lagoa de A Frouxeira, en Valdoviño, según han denunciado colectivos ecologistas, que tachan lo ocurrido de "atentado ecológico". La zona afectada es Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especia Protección para las Aves (ZEPA).

El objetivo de las obras, efectuadas entre noviembre y diciembre de 2009, consistía en evitar las inundaciones que a menudo sufría el paseo marítimo de la zona y los problemas que causaban al tráfico rodado. En lugar de abrir un canal de desagüe, como es habitual en estos casos, los operarios de la consellería eliminaron la barrera de arena que regulaba el nivel hídrico de la laguna, lo que ha reducido el humedal a un pequeño estanque "unido al mar por un estuario de aguas temporales", según los ecologistas. La consellería admite que efectuó las obras. "Se le ha dado salida al agua", admiten fuentes del departamento que dirige Samuel Juárez, que rechazan que se haya desecado la zona.

La Xunta efectuó los trabajos para evitar que se inundara un paseo

Además de ZEPA y LIC, A Frouxeira está blindada por otras tres figuras de protección, como son las de humedal de importancia internacional (Ramsar), Zona de Especial Protección de los Valores Naturales y Humedal Protegido. Las modificaciones del nivel de inundación invernal tienen un efecto muy negativo sobre el período de invernada y cría de las aves acuáticas, que es el principal objetivo para la declaración como humedal de importancia internacional del Convenio Ramsar, así como para la propuesta para su inclusión en la Red Natura 2000.

Los ecologistas alertan que esta situación provocará "la destrucción definitiva como laguna costera" de la zona de A Frouxeira, lo que les lleva a sospechar de la existencia de "otro tipo de intereses de tipo urbanístico, dada la insistencia con que se repiten estos hechos", según el responsable de la organización Adega en la comarca, Antón Muñiz.

La desecación de la laguna no es la única denuncia de los ecologistas, que acusan a Conservación da Natureza de "dejación de funciones" por no controlar el aparcamiento de vehículos y caravanas en el sistema dunar. También la proliferación de perros sueltos y de la práctica de la pesca en el desagüe del humedal, actuaciones que se realizan "a la luz del día" y "ante la pasividad de los agentes" de la dirección general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 2010