Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barones de la CDU atacan a Merkel

Líderes democristianos reprochan a la canciller alemana su distancia del partido

La canciller alemana, Angela Merkel, sufrió ayer un ataque sin precedentes por parte de cuatro relevantes figuras de su propio partido, la CDU, que la acusan de descuidar a su formación política en beneficio de su imagen personal. En un artículo conjunto publicado en el Frankfurter Allgmeine Sonntagszeitung, los jefes parlamentarios de los Estados de Hesse, Sajonia y Turingia reprocharon explícitamente a Merkel haber adoptado "un estilo presidencial que la hizo popular, pero que no ha creado mucha identificación con el partido".

"Durante la campaña electoral, Merkel no ha actuado como la líder de los conservadores, sino como la canciller de la gran coalición [con los socialdemócratas]", escribieron los tres, junto con el subjefe de la CDU en el Parlamento de Brandeburgo. "La actual coalición de Gobierno con los liberales no es el fruto de una convincente estrategia electoral. Es más bien el fruto de la buena suerte", incidieron los firmantes.

El ataque interno complica el ya ajetreado inicio de legislatura al que se enfrenta Angela Merkel. Pese a liderar una coalición con un partido, como los liberales del FDP, que la CDU considera como un aliado más cómodo que los socialdemócratas, los primeros tres meses de Gobierno han producido varios roces. El desacuerdo interno sobre el recorte de impuestos prometido durante la campaña electoral y la polémica generada por la oscura gestión del bombardeo ordenado por un oficial alemán en Afganistán -que causó la muerte de decenas de civiles- han elevado el tono de las críticas a Merkel y de su supuesta tendencia a eludir la toma de posiciones firmes y claras ante los problemas.

"La canciller debe dejar de esconderse. Debe asumir el riesgo del conflicto. Debe por fin dar una dirección política a la coalición", escribió en un editorial el diario conservador berlinés Berliner Morgenpost.

La crítica pública de sus compañeros de partido llega cuando los índices de consenso a la acción de gobierno de Merkel registra una fuerte caída. Un sondeo de la cadena de televisión ARD indica que el 77% de los encuestados no se considera satisfecho con el arranque de su segundo mandato. El apoyo personal a la canciller ha alcanzado el nivel más bajo desde finales de 2006, y ha marcado la caída mensual más acentuada que ha sufrido un canciller en siete años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de enero de 2010