Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nieve corta la AP-7 en la frontera y causa problemas en 40 vías

Interior recomienda la suspensión del transporte escolar en 11 comarcas

El corte repetido de la AP-7 en el punto en el que enlaza Francia y España fue la consecuencia más aparatosa del temporal de ayer. La vía permaneció formalmente abierta, pero hubo interrupciones constantes y muy largas para limpiar la calzada y, además, apartar un camión que se salió de la pista en suelo francés, muy cerca de la frontera. El resultado era que la mayor parte del tiempo no se podía circular. El Ayuntamiento de La Jonquera, junto con Protección Civil, habilitó el pabellón municipal para los que se quedaron atrapados. Allí ofrecieron mantas y comida a los conductores, a excepción de los camioneros, porque consideran que sus vehículos están preparados con calefacción para pasar la noche.

La nevada alcanzó en muchos puntos grosores de 15 centímetros

Los Mossos d'Esquadra organizaron un sistema para retener a los vehículos pesados en los aparcamientos situados antes de la frontera, a los que daba paso cuando se abría temporalmente la autopista. Además de la AP-7 quedó cortada también la C-25 (Eix Transversal) en Calldetenes. Otras vías cortadas fueron la BV-5114, en Fogars de Montclús, la T-334 en Horta de Sant Joan y la TV-301 en Bot, las dos últimas en la zona de los Ports de Beseit. Las vías afectadas por la nieve y el hielo en las que era necesario el uso de cadenas rondaban las 40.

Las dos zonas más castigadas por el frío y la nieve eran las del noreste de Cataluña y el interior de Tarragona. La nevada alcanzó en ellas un grosor de unos 15 centímetros, lo que hizo que se declarara la situación de emergencia hasta las 7.00 de hoy, cuando se prevé revisar la situación. El Gobierno catalán organizó un doble dispositivo: por una parte, los Mossos regulaban el tráfico en las zonas más conflictivas, con refuerzos especiales en los puntos más azotados por el temporal; al mismo tiempo, se pusieron en situación de alerta y acabaron interviniendo las máquinas quitanieves (más de un centenar entre los diversos departamentos) y se esparcieron 3.000 toneladas de potasa.

Las comarcas más afectadas son los dos Empordà, el Ripollès, el Gironès, el Pla de l'Estany, Osona y la Selva, en el norte, y el Priorat, la Ribera d'Ebre y la Terra Alta, en el sur. El Gobierno catalán recomendó a sus consejos comarcales que suspendan hoy el transporte escolar y pidió que no se use el vehículo privado salvo en caso de necesidad.

En algunos casos, la suspensión del transporte escolar se adelantó a ayer y se mantendrá hoy. Así, en la franja oriental de Tarragona, donde se alcanzaron grosores de 15 centímetros de nieve, los consejos comarcales suspendieron para hoy el transporte escolar de los centros de secundaria. Un millar de alumnos prorrogarán al menos hasta el lunes las vacaciones de Navidad. La AP-7 estuvo cortada dos horas a la altura de Montsià por un accidente en el que falleció una mujer, aunque los Mossos señalaron que la meteorología no fue clave en el siniestro.

La virulencia del temporal hizo que hasta 16 carreteras sufrieran restricciones por nieve o por la presencia de bloques de hielo.

El frente polar rebajará la cota de nieve hasta el nivel del mar en la provincia, según el servicio de predicción meteorológica Meteocat, por lo que Protección Civil pidió a los ciudadanos que eviten cualquier desplazamiento en la medida de lo posible. El frío también obligó al Ayuntamiento de Tarragona a activar la Operación Iglú, para ofrecer alojamiento y mantas a las personas que duermen a la intemperie.

El temporal llegó con menos intensidad a diferentes zonas de Lleida, especialmente las comarcas pirenaicas, y por ello no ocasionó demasiados problemas en las carreteras. En la mayor parte de la provincia las precipitaciones fueron de agua. No obstante, Protección Civil mantiene activada la fase de alerta por riesgo de nevadas en todas las comarcas de Lleida a partir de los 300 metros.

La nieve dejó estampas navideñas al norte de la Segarra, el Solsonès y Les Garrigues, y espesores más importantes en el Pallars Sobirà, el Alt Urgell y Val d'Aran. A primera hora de la mañana hubo algunas complicaciones para circular por la autovía A-2 entre Cervera y Montmaneu, la C-462 entre Solsona y la Llosa del Cavall, y la C-28, entre Baqueira y Esterri d'Àneu.

Han colaborado en esta información Francesc Arroyo, Ferran Balsells, Rebeca Carranco y Lluís Visa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de enero de 2010