Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La situación en el País Vasco

Miles de participantes en la marcha por los presos de ETA

Los líderes de Aralar, EA y ELA, a la cabeza del acto

La asociación de familiares de presos de ETA Etxerat logró ayer esquivar la prohibición de la Audiencia Nacional a su convocatoria y celebrar, finalmente, una manifestación en la tarde de ayer en Bilbao. Fue gracias a la segunda convocatoria, con el mismo lema a favor de los presos, que realizaron Eusko Alkartasuna (EA), Aralar, la izquierda abertzale del País Vasco francés (Abertzaleen Batasuna) y Alternatiba (una escisión de Ezker Batua) y que fue autorizada por el juez.

Varios miles de personas secundaron la marcha por las calles del centro de Bilbao, encabezada por una nutrida presencia de familiares de presos de ETA que portaban los pañuelos de Etxerat y los candiles encendidos que utilizan como símbolo de la asociación.

El juez autoriza la manifestación que previamente había prohibido a Etxerat

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno acordó no prohibir la segunda manifestación al entender que era diferente a la realizada por Etxerat. Las únicas coincidencias que encontró entre las dos convocatorias fueron "la ciudad y el horario". La marcha tuvo un recorrido distinto del previsto en la primera convocatoria, pero el lema de la pancarta colocada a la cabeza de la marcha también hacía referencia a los derechos de los presos: Dagozkien eskubieen jabe. Euskal presoak etxera (Dueños de los derechos que les corresponden. Presos vascos a casa).

La manifestación partió de la plaza del Sagrado Corazón y transcurrió sin incidentes durante más de una hora hasta llegar al Ayuntamiento de Bilbao. Los participantes corearon gritos a favor del traslado de los presos al País Vasco y de la amnistía. A diferencia de la convocatoria realizada con el mismo objetivo por Etxerat el año pasado los familiares no portaron ni una sola fotografía de presos.

La exhibición de imágenes de destacados activistas de ETA, como Iker Casanova o Garikoitz Aspiazu, Txeroki, en la manifestación de enero de 2009 fue el argumento empleado por la asociación Dignidad y Justicia para solicitar a la Audiencia Nacional la prohibición de la convocatoria de este año. El presidente de la asociación, Daniel Portero (hijo del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Luis Portero, asesinado por ETA) recordó en la solicitud que en la manifestación se exhibieron, entre otros, los retratos de los condenados por el asesinato de su padre: Jon Igor Solana, Harriet Iragi y Jon Olarra Guridi.

Entre los manifestantes se encontraban el secretario general de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, el secretario general del sindicato ELA, Adolfo Muñoz, y Tasio Erkizia, veterano representante de la izquierda abertzale ilegalizada, entre otros representantes de las organizaciones convocantes. El portavoz del PNV en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, criticó por la mañana en Radio Euskadi la politica penitenciaria y aseguró que produce una "vulneración sistemática de los derechos humanos" de los presos de ETA. Horas más tarde, sin embargo, no hubo participación del PNV en la manifestación de Bilbao.

La Audiencia Nacional ordenó al Departamento de Interior del Gobierno vasco que evitara que se profirieran expresiones o portaran pancartas de apoyo a ETA o a sus miembros en la manifestación. Varias furgonetas policiales vigilaron el curso de la marcha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 2010