Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Balance de 2009 de los líderes políticos

Montilla pide a los catalanes que rechacen el "falso atajo" soberanista

El presidente de la Generalitat de Cataluña imprimió ayer en el mensaje de fin de año la foto estática que pretende mantener durante toda la campaña electoral que se avecina en esta comunidad. José Montilla se presentó a sí mismo como el garante de que Cataluña no se salga de la senda marcada por el Estatuto y se situó en las antípodas del magma de partidos y movimientos más o menos nacionalistas que aspiran a enterrar la vía autonomista. Montilla instó a los ciudadanos a escoger entre "el horizonte trazado por la mayoría" y los "falsos atajos" soberanistas.

Convencido de que Convergència i Unió ha decidido disputarle a Esquerra Republicana de Catalunya el electorado independentista, Montilla considera que el Partit dels Socialistes (PSC) y la candidatura que él encabezará debe centrarse en repescar a la mayoría de catalanes que, según las encuestas, no buscan romper con España. El presidente ha alertado en las últimas semanas de que movimientos como las consultas soberanistas celebradas en 166 municipios a mediados de mes no expresan el sentir mayoritario de Cataluña, por más ruido que generen en algunos medios de comunicación. De ahí que Montilla dirigiese su discurso de ayer al conjunto de la nación "a la que habla y a la que calla".

De esta manera, recordó que 2010 será "un año decisivo" porque con su voto los ciudadanos podrán decidir el camino a seguir: "Si tenemos que quedarnos quietos, retroceder o buscar falsos atajos, o bien si tenemos que mantener el horizonte que hemos trazado y asegurar que una gran mayoría se compromete a trabajar para conseguirlo".

Sentencia del Estatuto

Consciente de que el Estatuto y su tortuoso paso por el Tribunal Constitucional es un asunto cansino para la inmensa mayoría de ciudadanos, Montilla apenas le dedicó 30 segundos. Los justos para lanzar dos advertencias. Una, hacia el conjunto de España: "Nuestra voluntad de autogobierno no comienza ni acaba con una sentencia". Y otra, hacia el conjunto de los ciudadanos: diga lo que diga el Constitucional, "continuaré exigiendo y desplegando el pacto político entre las Cortes Generales y los ciudadanos de Cataluña".

El jefe de la oposición en Cataluña y líder de Convergència i Unió replicó que 2010 es el año "del cambio" en esta comunidad y se ofreció para presidir un gobierno "fuerte" al estilo de los que Jordi Pujol capitaneó durante 23 años. Artur Mas rechazó ayer hablar de pactos poselectorales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de diciembre de 2009