Tribunales

TVE deberá tratar igual a pequeños y grandes partidos en los debates electorales

El Supremo exige que todos los 'cara a cara' políticos se emitan a la misma hora

El Tribunal Supremo ha confirmado que los debates electorales multilaterales, con candidatos de todas las formaciones parlamentarias deben tener el mismo tratamiento en RTVE que los cara a cara entre los líderes de los dos partidos mayoritarios, el PSOE y el PP. La sección octava de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Supremo confirma así las medidas cautelares que adoptó en marzo de 2008, en plena campaña electoral, y corrige una resolución de la Junta Electoral Central favorable a TVE al considerar que sus argumentos no eran válidos.

La sentencia responde a un recurso planteado por CiU, PNV e IU durante dicha campaña cuando RTVE, después de emitir en el horario de máxima audiencia (22.00) el debate entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, quiso relegar al late night (24.00) el debate con los candidatos de las siete formaciones con grupo parlamentario en el Congreso.

Tras la decisión, CiU, PNV e IU impugnaron los planes de RTVE ante la Junta Electoral Central, pero el organismo no vio motivo para adelantar el debate a siete. Fue el Supremo quien, como medida cautelar antes de dictar sentencia, ordenó el 5 de marzo de 2008 que el debate multilateral previsto en 59 segundos se celebrase también a las 22.00.

"De lo que se trata es de compensar a las demás formaciones políticas por el debate bilateral, en el que no tomaron parte, y de restablecer la igualdad y el pluralismo político y social así como la neutralidad informativa de RTVE que, de otro modo, podrían verse comprometidos", dice el Supremo. "La Constitución quiere que la igualdad sea real y efectiva", continúa.

El alto tribunal no discute los cara a cara, pero considera que el tratamiento de las restantes formaciones no debe apartarse sustancialmente de las condiciones de realización y emisión observadas con PSOE y PP. "De no ser así, se resentiría la igualdad de condiciones entre los contendientes en las elecciones, no se expresaría suficientemente el pluralismo político y social ni se respetaría la neutralidad informativa que debe mantener RTVE, precisamente por no permitirse que la información que surge del debate a siete pueda llegar a los electores del mismo modo que la emanada de los debates a dos", concluye.

"Mejor tarde que nunca", opina José Francisco Mendi, que en 2008 era el responsable de comunicación electoral de Izquierda Unida. "Valoramos la sentencia positivamente, pero sigue siendo triste que haya que recurrir a los tribunales para que se reconozca el derecho de pluralidad democrática", continúa. "Esperamos que siente las bases para futuros debates y que los medios de comunicación tomen nota", concluye. "La sentencia nos satisface", dice Montse Surroca, portavoz de CiU en la Comisión de control de RTVE, "y significa que en la cobertura electoral de TVE tanto de PSOE como de PP hubo un fraude que redujo las posibilidades de formaciones como CiU".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de diciembre de 2009.