Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto en el tráfico aéreo

El Gobierno denuncia una huelga encubierta de controladores aéreos

El sindicato advierte de posibles retrasos en los próximos días en Madrid - Blanco arremete contra los "privilegios" del gremio y les acusa de ineficiencia

El caos que vivió el aeropuerto de Barajas hace un año, cuando ocho controladores aéreos faltaron al trabajo por baja médica al mismo tiempo y AENA, el ente público que gestiona los aeropuertos, no encontró a ningún voluntario para suplirlos, puede repetirse este año. El ministro de Fomento, José Blanco, cargó ayer contra el gremio en una entrevista en la cadena SER y les acusó de haber llevado a cabo "una huelga encubierta" los últimos días en los aeropuertos de Canarias, que unida al mal tiempo ha provocado importantes retrasos. AENA tampoco ha encontrado esta vez a controladores dispuestos a suplir las bajas de compañeros de Canarias y denuncia un llamamiento del sindicato USCA, que representa al 95% de los más de 2.000 controladores de España, a boicotear las horas extra.

La batalla se debe a que Fomento quiere bajar un 25% las retribuciones

Las aerolíneas critican que se use a los pasajeros como rehenes

Ayer persistían las demoras en al menos 18 vuelos en Canarias y Madrid puede vivir nuevas incidencias en los próximos días, según los temores del Gobierno y la advertencia del sindicato, que lo atribuye a la "mala planificación" de AENA. El trasfondo es la batalla abierta entre el Ejecutivo y los controladores, a los que Fomento quiere recortar un 25% unos sueldos que considera "privilegiados", en palabras de Blanco, y duplican los de la Unión Europea. "El sector de los controladores es uno de los privilegiados de nuestro país", se despachó el ministro. El sueldo medio de un controlador en España a finales de 2008 alcanzó los 334.000 euros, según Blanco, aunque el sector lo niega.

Una de las medidas para rebajar los sueldos, que busca ahorrar 200 millones de euros anuales, es reducir el número de controladores por turno y reorganizar las jornadas de forma que hagan falta menos horas extra (cuyo coste triplica el de las habituales).

USCA desmiente cualquier baja intencionada o una huelga de celo y niega que haya hecho un llamamiento a no hacer horas extra, pero sí admite que el caldo de cultivo no anima a hacerlas. "Ya es bastante duro pedirle a alguien que trabaje de improviso en Navidad, como para hacerlo por culpa de una mala planificación que hemos denunciado y después de que te estén poniendo a caer de un burro, como demonios", se quejó un portavoz del sindicato.

Los controladores denuncian que AENA, en su afán por recortar costes, está planificando menos personal del necesario, con unos recortes de dotaciones respecto al año "superiores a las caídas del tráfico". En el caso de Canarias, por ejemplo, de entre un 20% y un 30%, según USCA. Y en el caso de Barajas, el aeropuerto ha pasado de 22 a 18 controladores por turno en unos meses.

"Son suficientes para controlar el tráfico previsto", aseguran desde AENA. Pero USCA ya ha advertido: "Prevemos que los problemas de demoras se repitan en los próximos días en Madrid ante la deficiente programación de AENA". Ha habido problemas antes. En julio Barajas tuvo que cerrar dos de su cuatro pistas por falta de controladores y tres han sido expedientados por incidencias en diciembre.

Las compañías aéreas se temen lo peor. Las cuatro asociaciones del sector en España (ACETA, AECA, ALA y ACA) arremetieron también contra los controladores y les acusó de utilizar a los pasajeros como "rehenes indefensos de su negociación". "Ajenos a la grave crisis económica que atraviesa el país, los controladores tratan de perpetuar unas condiciones laborales privilegiadas, que obligan a las compañías aéreas a pagar las tasas de navegación más altas de Europa, tasas que se sitúan un 48% por encima de la media de los países de Eurocontrol", cargaron ayer las aerolíneas.

Las posturas no pueden estar más encontradas. AENA criticó en el caso de Canarias el hecho de que, cuando los aeropuertos ya registraban demoras, un miembro del USCA pidiera horas sindicales sólo unas horas antes de comenzar su turno el día de Navidad, 25 de diciembre. Para USCA, que el gestor de aeropuertos exponga este caso públicamente "es una muestra de deslealtad, porque lo que esta persona pretendía al pedirse las horas sindicales era solucionar el problema y lo hizo el día de Navidad porque causaba menos problemas que el 24 o el 26".

LOS ARGUMENTOS DE FOMENTO CONTRA LOS CONTROLADORES

- El sueldo de un controlador puede llegar al millón de euros al año, cinco veces superior al del director del aeropuerto. "El sector de los controladores es uno de los privilegiados de nuestro país. El que menos cobra, ha cobrado el año pasado 370.000 euros, más del doble de los que más cobran en la Unión Europea", según Blanco, aunque luego matizó que el sueldo medio es de 334.000.

- Tienen una jornada obligatoria anual de 1.200 horas, frente a las 1.700 del resto de trabajadores de AENA. Más de

un tercio de las horas trabajadas por los controladores son extra, tres veces más caras.

- Figuran entre los menos productivos de Europa: su productividad es de 0,55 horas de vuelo por hora de controlador, frente a la media europea de 0,74.

- "Tienen ellos la gestión del trabajo, así se determinó en un convenio hace algún tiempo, lo que dificulta que AENA pueda gestionar con más eficacia en relación con los controladores. Esto es un inconveniente para hacer un sistema más eficiente y competitivo, repercute sobre las tasas de navegación aérea (las más caras de la UE) y afecta también al déficit de AENA. Lo que hace de nuestro modelo un modelo poco eficiente y poco competitivo", según el ministro.

- AENA encabeza el ranking europeo en cuanto al coste de control aéreo y el 60% corresponde a los controladores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 2009

Más información