Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maite Erro abandona la Defensoría de Igualdad

La Defensoría de Igualdad sumó ayer un punto más a su condición de debilidad con la dimisión de su máxima responsable, Maite Erro. La propia defensora comunicó que abandona su cargo minutos después de que el Consejo de Gobierno aceptara su dimisión durante la mañana. A pesar de no hacer referencia a ello en el comunicado, fuentes de la Defensoría aludieron a "razones personales" para la toma de esta decisión.

Erro abandona la Defensoría después de que el día 11 de diciembre el lehendakari, Patxi López, explicara la necesidad de reflexionar sobre la actividad de este organismo, una evaluación que culminará previsiblemente en enero. La Defensoría está adscrita a Emakunde y, por tanto, el sucesor de Erro deberá ser designado por la dirección del Instituto Vasco de la Mujer, presidido por María Silvestre, y ratificado por el Gobierno vasco. Desde Emakunde informaron ayer que no propondrán ningún sucesor para Erro antes de que el proceso de aclarar la situación de la Defensoría. Eso sí, subrayaron que el instituto trabaja ahora por "reformar la Defensoría con el objetivo de mejorar su estructura y funcionamiento" y portavoces del instituto explicaron que no contemplan su eliminación.

Emakunde no decidirá sobre el relevo hasta el próximo mes

La no designación de un sucesor paraliza la difusión de los resultados de las investigaciones y el inicio de nuevos estudios, ya que para ambos casos se precisa de la autorización de la figura que hasta ahora ha representado Erro. La Defensoría verá limitada de este modo una de sus actividades más importantes, la investigación, donde están en marcha cuarenta estudios. Las cinco personas que forman parte de la Defensoría seguirán trabajando hasta aclarar el papel de esta institución, que ha aumentado en un 300% las consultas recibidas en el último año.

Maite Erro culmina así tres años y medio de gestión y de defensa de la igualdad en Euskadi, desde que accediera al cargo en 2006. La defensora subrayó en su comunicado el hecho de que la Defensoría es pionera en España y mostró su "gran satisfacción" por haber ostentado el cargo que ahora abandona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009