Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moody's alerta al BCE del riesgo de su política para Grecia

Tercera agencia en rebajar la nota de la deuda helena

Nadie puede decir que la decisión de Moody's le haya pillado desprevenido. Es la tercera agencia de calificación en rebajar el rating de la deuda a largo plazo de Grecia en las últimas semanas y hasta el propio Gobierno reconocía que contaba con ello. Es más. Los inversores consideraron que Moody's fue mucho más benévola de lo previsto y la Bolsa de Atenas cerró con un alza del 4,48%.

Moody's sólo rebajó su calificación desde A1 hasta A2, dos niveles por encima de las calificaciones otorgadas por Standard & Poor's y Fitch. A juicio de Sarah Carison, analista de riesgo soberano de Moody's, esta nota evidencia "riesgos muy reducidos de liquidez de Grecia" de inmediato, aunque admite que los riesgos de solvencia a medio y largo plazo tienen su origen en "débiles instituciones fiscales, que arrojan dudas sobre la habilidad del Gobierno para implementar el decisivo ajuste fiscal que restaure la sostenibilidad de la deuda". De ahí que Moody's haya puesto las perspectivas del país en negativo.

Goldman Sachs ve inestabilidad para el euro si las dudas alcanzan a España

Quizá lo más significativo es la llamada de atención al Banco Central Europeo (BCE) que la agencia incluye en su nota y firmada nada menos que por el vicepresidente del grupo para riesgo soberano, Arnaud Marès. "Moody's cree altamente improbable que Grecia afronte problemas de refinanciación a corto plazo a no ser que el BCE decida tomar la inusual medida de hacer que la deuda de un Estado miembro no sea elegible como colateral para las operaciones de recompra bancarias, un riesgo que consideramos remoto", dice Marès.

A finales de 2010, el BCE volverá a sus normas anteriores a la crisis y exigirá, al menos, una calificación de A- para poder acceder a sus operaciones de financiación, sin las cuales los bancos, y el conjunto de la economía, pueden tener serios problemas de crédito. Ahora, sólo la calificación de Moody's le permitiría optar a esos fondos de ahí que el mercado hable del poder de veto de Moody's.Porque si algo ha dejado la crisis como legado ha sido el fuerte deterioro de los perfiles de riesgo de los países considerados más solventes. La agencia Fitch advertía ayer en un informe que países con la máxima calificación "como Reino Unido, España o Francia" deben aprobar en 2010 programas creíbles de ajuste para controlar el déficit y la deuda pues de lo contrario "pondrían una gran presión sobre sus ratings".

Moody's aseguraba en su nota que "las dificultades del Gobierno griego no representan un test vital para el futuro de la eurozona". Pero no es una opinión unánime. El economista jefe de Goldman Sachs, Jim O'Neill, apuntaba que la estabilidad del euro estaba amenazada si la prima de riesgo que el mercado exige a Grecia por sus dificultades presupuestarias se extiende a otros países como España. "Obviamente el euro parece que ya se ve afectado por ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009