Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas duda de las estadísticas de Grecia sobre la deuda

La Comisión Europea ya expedientó a Atenas en 2004 por falsificar sus datos para entrar en la zona euro

La Comisión Europea ha censurado hoy la mala calidad de las estadísticas presupuestarias suministradas por Grecia y ha avisado de que, dada la falta de fiabilidad de los datos, el déficit y la deuda griegos podrían ser incluso más elevados de lo que ha confesado el nuevo Gobierno socialista en su última revisión. Tras su llegada al poder, los socialistas revisaron el pasado octubre la previsión de déficit público para 2009 desde el 3,7% del PIB que se había estimado en primavera hasta el 12,5%. También corrigieron la cifra de déficit de 2008 aumentándola del 5% al 7,7% del PIB. La revisión llevó a las agencias de rating a rebajar la calificación de la deuda griega y provocó un aumento de la especulación en los mercados financieros sobre la posible quiebra del país.

Pero ni siquiera las cifras revisadas han sido validadas por la oficina estadística Eurostat porque "quedan muchas preguntas sin respuesta y asuntos pendientes en algunas áreas clave, como los fondos de la seguridad social, atrasos en los pagos hospitalarios y transacciones entre el Gobierno y las empresas públicas", según un informe publicado por la Comisión. "Estas cuestiones necesitan resolverse, y no puede excluirse que ello conduzca a una revisión adicional de los datos de déficit y deuda del Gobierno griego, particularmente para 2008 pero posiblemente para los años anteriores", afirma el estudio.

Grecia ya falsificó sus estadísticas sobre déficit y deuda para entrar en la zona euro, ya que no cumplía los criterios de convergencia, según determinó el Ejecutivo comunitario. Por este motivo, expedientó al Gobierno de Atenas en 2004 y reformó el sistema de recogida de estadísticas. Sin embargo, la reforma no ha evitado que los problemas se repitan, agravados ahora por la crisis financiera. "El marco actual no garantiza la independencia, la integridad y la responsabilidad de las autoridades nacionales de estadística", insiste la Comisión.