Más de 20.000 personas exigen la absolución en el 'caso Egunkaria'

La cúpula del PNV y los tres últimos 'lehendakaris' acudieron a la marcha

El centro de Bilbao fue ocupado ayer por más de 20.000 personas que reclamaron la absolución de los cinco directivos del diario Egunkaria, que son juzgados desde el martes en la Audiencia Nacional por supuesta pertenencia a ETA. La multitudinaria manifestación reunió a líderes de todas las formaciones nacionalistas, desde el peneuvista Iñigo Urkullu, a los de la izquierda abertzale ilegalizada, además de otros partidos como EB y Alternatiba, representados por Mikel Arana y Oskar Matute. En la manifestación estuvieron también los tres últimos lehendakaris nacionalistas, Juan José Ibarretxe, José Antonio Ardanza y Carlos Garaikoetxea.

El PNV sí estuvo representado ayer por su presidente, a diferencia de la manifestación de hace dos meses en San Sebastián para protestar por las detenciones de Arnaldo Otegi y Rafa Díez, en la que envió a sus líderes territoriales. Ayer, aparte de Urkullu, acudieron los presidentes guipuzcoano y vizcaíno, Joseba Egibar y Andoni Ortuzar, respectivamente, y otros dirigentes del EBB. Pero no estuvieron en las primeras filas, como sí hicieron Garaikoetxea, el presidente de EB, Javier Madrazo, y el diputado general de Guipúzcoa, el peneuvista Markel Olano. Al igual que Ibarretxe, Urkullu estuvo más alejado de la cabecera de la manifestación, en la que también se veía a representantes de la izquierda abertzale como Rufi Etxebarria o Tasio Erkizia, y los líderes de ELA, Adolfo Muñoz, y de CC OO, Unai Sordo.

Los imputados portaron un ejemplar del diario cerrado en 2003

La marcha se desarrolló casi en silencio, sólo roto por algunas consignas a favor del diario, cerrado por orden judicial en 2003. Llevando la pancarta con el lema Egunkaria libre en euskera, iban los cinco imputados, Martxelo Otamendi, Juan Mari Torrealdai, Xabier Oleaga, Iñaki Uria y Txema Auzmendi, que desde la mitad de la manifestación portaron un ejemplar de Egunkaria, lo que fue acogido con aplausos por los asistentes.

Urkullu declaró, al inicio de la marcha, que le hubiera gustado la presencia del PSE en ella y consideró inaceptable que se prolongue la situación de los acusados durante siete años desde las imputaciones, con lo que "el castigo ya está impuesto". Por la mañana, el portavoz en el Parlamento del PSE, José Antonio Pastor, opinó que pudo haber "un fallo del Estado de derecho" por la tardanza en la celebración del juicio, pero remarcó que este caso no ha sido ningún ataque "al pueblo vasco y al euskera".

Al término de la manifestación, ante el Ayuntamiento, Juan Mari Torrealdai, el ex presidente del consejo de administración de Egunkaria, leyó una declaración en la que agradeció el apoyo de los asistentes. "De no haber sido por vuestro calor, quizás estaríamos enfrentándonos al olvido".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Torrealdai insistió, en la línea de los partidos y sindicatos que apoyaron la marcha, que el cierre del periódico perseguía "dejar vacío el mundo del euskera" y "golpeó la identidad del pueblo vasco". Afirmó que la clausura de Egunkaria se realizó "porque era libre" y reclamó una "Euskal Herria libre".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS