Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rumania anuncia reformas drásticas contra la crisis

El nuevo primer ministro reconoce que adoptará medidas impopulares

El presidente rumano, Traian Basescu, nombró ayer primer ministro a su aliado centrista, Emil Boc, del Partido Demócrata Liberal. Su objetivo prioritario es la aprobación urgente de los presupuestos de 2010. "No puedo imponer un calendario al Parlamento pero aún tenemos posibilidades de recuperar la financiación de los fondos internacionales si realizamos un gran esfuerzo", dijo Basescu. Si hay presupuesto, Rumania podría recibir el 17 de febrero una ayuda de 2.300 millones de euros del FMI.

Boc encabezaba el Gobierno desde diciembre de 2008, pero perdió en octubre una moción de censura que dejó al país en un limbo político y provocó la congelación de la ayuda financiera.

El Partido Social Demócrata y el Partido Nacional Liberal, segunda y tercera fuerzas políticas, consideran que su designación es "una oportunidad perdida para la reconciliación nacional".

El primer ministro designado anunció que "se tomarán medidas drásticas que no atraerán la simpatía de los ciudadanos". "No recojo este mandato para ser populista sino para mejorar la vida de los rumanos", dijo. El ministro interino de Finanzas, Gheorghe Pogea, dijo que Rumania necesita más de 1.000 millones de euros para hacer frente a los salarios de los funcionarios y las pensiones.

Boc quiere llevar a cabo las reformas necesarias para la modernización del Estado y la reducción del número de parlamentarios, dos de las principales medidas propuestas por Basescu en la campaña de las elecciones presidenciales, que ganó por una estrecha diferencia de 70.000 votos con respecto a su rival socialdemócrata, Mircea Geoana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de diciembre de 2009