El último secreto de Blair

Un contable británico gana un concurso para desentrañar la opacidad fiscal del ex primer ministro - El dirigente laborista se valió de un vacío legal para tributar menos

El secreto sobre la opacidad de las finanzas de Tony Blair fue desvelado ayer por el diario The Guardian, que hace unos días lanzó un concurso global a través de su edición electrónica para animar a contables y economistas de todo el mundo a averiguar el secreto de Blair. El concurso ha sido ganado por el contable británico Richard Murphy, de 51 años, que a través de los documentos públicos puestos por el diario a disposición de los lectores ha llegado a la conclusión de que Tony Blair se está aprovechando de un agujero legal de la normativa que regula un tipo de compañía creado en el año 2000 para ocultar una parte de sus ingresos.

Como es lógico, no se sabe a ciencia cierta la cuantía de esos ingresos, por los que podría estar tributando en paraísos fiscales a pesar de que aparentemente es un contribuyente fiscal británico.

Los ingresos de Blair pasan a través de 12 sociedades ligadas a otras dos empresas

En síntesis, Richard Murphy ha averiguado que el principal vehículo de los negocios del ex primer ministro es una sociedad llamada Windrush Ventures No 3 LP. Pero Blair ha interpuesto una segunda sociedad, de responsabilidad limitada, Windrush Ventures No 2 LLP, que es la que en realidad controla la compañía operativa, llamada Windrush Ventures Ltd, que funciona desde sus oficinas centrales en Grosvenor Square, en el carísimo barrio de Mayfair.

Esta estructura, perfectamente legal aunque de dudosa moralidad en un político laborista, implica 12 sociedades distintas de las que seis cuelgan de la estructura de Windrush y otras seis de una estructura paralela llamada Firerush.

El resultado de todo eso es que Blair sólo está legalmente obligado a declarar los ingresos de Windrush y se sabe que estos han superado los 6,75 millones de euros. Pero no se sabe cuántos otros ingresos ha obtenido ni dónde están pagando impuestos. "Esto se ha hecho a partir de asesoramiento legal y contable", declaró un portavoz de Blair que justificó esa estructura como "simplemente un vehículo administrativo para permitir al señor Blair administrar sus distintos proyectos de manera sensata".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

The Guardian convocó este concurso mundial por la negativa de Tony Blair a desvelar todas sus cuentas. El ganador, Richard Murphy, que recibirá como premio una caricatura del dibujante Steve Bell, es graduado en Economía y Contabilidad por la Universidad de Southampton. Especialista en temas fiscales, ha sido fundador de Tax Justice Network, director de Tax Research LLP y dirigido o presidido más de 10 pequeñas y medianas empresas.

Murphy incluye en su documentación un mensaje al ministro de Empresas y gran amigo de Blair, Peter Mandelson, en el que le dice: "Esto es un auténtico abuso que usted debería atajar de inmediato".

Aunque The Guardian ha recibido muchas colaboraciones ingeniosas, considera que la de Murphy "es la única sugerencia concreta que ha superado un detallado escrutinio técnico". Algunos han bautizado el entramado del ex primer ministro con el nombre de Blair Rich Project, jugando con la palabra rico y la película The Blair witch project (El proyecto de la bruja de Blair).

El ex primer ministro británico Tony Blair.
El ex primer ministro británico Tony Blair.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de diciembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50