El PP evita una condena del Pacto Antitransfugismo al caso Gondomar

Ex ediles del PSOE auparon a los populares al poder en varios ayuntamientos

En Benidorm, donde concejales tránsfugas del PP apoyaron a los que pertenecían al PSOE para darles la alcaldía, existe transfuguismo. En Gondomar (Pontevedra), donde sucede lo mismo pero quienes pasan al poder son los populares gracias a ex ediles socialistas, la moción de censura está justificada por "la ingobernabilidad del municipio". Es la tesis que sostuvo ayer el PP en la comisión de seguimiento del Pacto Antitransfuguismo en Madrid.

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, presidió una reunión a la que PSOE y PP llevaron el estudio de ocho casos cada uno. Entre ellos, además del de Gondomar, se debatieron los casos de Silleda (Pontevedra), Láncara y Folgoso do Courel (ambas en Lugo).

El BNG bloquea una resolución sobre Benidorm en respuesta al PP

El pacto está articulado de tal forma que hace falta la unanimidad de todos sus integrantes para sacar adelante las resoluciones. A última hora de la tarde, se conocía que, al menos en el caso de Gondomar, no se había llegado a este acuerdo por la oposición del PP. Será remitido a una comisión de expertos que lo estudiará y emitirá una resolución en seis meses y deberá ser acatada por la comisión.

A priori, sí que había unanimidad en el caso de Benidorm, donde todos los diputados de la comisión consideraban que la llegada a la alcaldía de Agustín Navarro (PSOE) con el voto del ex concejal del PP José Bañuls constituyó un caso claro de transfuguismo el pasado mes de septiembre. Pero el BNG decidió bloquear esta decisión y remitir el asunto al comité de expertos en respuesta a la decisión del PP de "justificar la moción de censura en Gondomar escudándose en una supuesta situación de ingobernabilidad", según el diputado nacionalista Francisco Jorquera. "Introducir una cuestión subjetiva como esta convierte en papel mojado el pacto antitransfuguismo; bajo ese criterio se pueden justificar todos los casos. El Partido Popular considera que es o no transfuguismo en función de si le beneficia", añadió Jorquera.

El caso de Gondomar perjudica directamente al BNG porque fue un alcalde de su partido el desalojado de su puesto. El pasado mes de julio, el PP recuperó la alcaldía de esta localidad pontevedresa tras superar con éxito la moción de censura a la que sometió al alcalde, Antón Araúxo, con el apoyo de cuatro concejales del PSdeG y uno de Move Gondomar. Los concejales socialistas fueron expulsados del partido y seis de los siete ediles del PP dejaron el suyo. La moción se votó en medio de una fuerte bronca vecinal, que obligó a la Guardia Civil a escoltar al nuevo alcalde, Martín Urgal, y al resto de concejales que apoyaron la moción, 11 en total. Todos ellos, con el ex alcalde Carlos Silva, que no asistió, pasaron a formar parte del nuevo gobierno.

La comisión de seguimiento también estudió el caso de Silleda, donde el pasado 19 de octubre, cinco de los seis ediles del PP votaron junto a sus otrora contrincantes -dos ex concejales del PSdeG que ahora integran el grupo de los no adscritos- para derrocar a la alcaldesa socialista, Paula Fernández. El bastón de mando pasó entonces a manos de la concejal tránsfuga Ofelia Rey, candidata en la moción de censura. La operación no contaba, al menos públicamente, con el aval de los líderes del partido, Rajoy y Feijóo, que la desautorizaron varias veces. El presidente provincial de Pontevedra, Rafael Louzán, siempre se mostró más comprensivo.

Los socialistas también llevaron a la comisión dos casos de la provincia de Lugo, donde PSdeG perdió sendas alcaldías en una sola semana de octubre por mociones de censura en Láncara y en Folgoso de O Courel. Gracias a la primera, Eladio Capón, líder municipal del PP, volvió a la alcaldía tras conseguir el apoyo de dos concejales expulsados de Terra Galega. La segunda otorgó la alcaldía a la que fuera cabeza de lista del Partido Popular, Dolores Castro.

Sin acuerdo en Porriño

Sigue sin llegar un acuerdo entre los partidos de la oposición para presentar una moción de censura en O Porriño y desbancar al alcalde del BNG, Raúl Francés. El líder de Independientes de O Porriño, González Ordóñez, confirmó ayer que le consta la existencia de reuniones entre el Partido Popular y Ciudadanos por Porriño. Ordóñez insistió en su idea de desechar la moción de censura en este ayuntamiento si no se alcanza un acuerdo este mes.

En declaraciones a Europa Press, Ordóñez admitió haber mantenido "algún contacto" con estas dos formaciones y tener conocimiento de que ha habido reuniones entre los representantes de sus posibles socios de gobierno, que albergaban diferencias sobre el reparto de funciones en el consistorio a pesar de ser todos ellos partidos conservadores.

No obstante, afirmó que todavía no se ha cerrado ningún pacto y que ningún partido le ha llamado para hacerlo de manera definitiva. Reiteró que Independientes de O Porriño "no se va a prestar a enredar la vida política del municipio y no secundará ningún acuerdo que se geste el próximo año". Actualmente, hay cinco concejales en el gobierno y 12 en la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2009.