Lula y Obama aproximan posiciones sobre Honduras

EE UU y Brasil han decidido acercar sus posiciones sobre la crisis de Honduras, muy distanciadas a raíz de las elecciones de noviembre, que Washington reconoce y que Brasilia rechaza. Para superar las fricciones, Marco Aurelio García, asesor para Asuntos Internacionales del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y Arturo Valenzuela, subsecretario de Estado de EE UU para América Latina, sostuvieron ayer un largo encuentro en Brasilia.

Durante la reunión, defendieron un Gobierno de transición en Honduras, al mismo tiempo que consideraron que las elecciones, que se celebraron sin incidentes graves y con buena participación ciudadana, "pueden crear un escenario favorable" para la resolución de la crisis abierta con el derrocamiento, en junio, del presidente Manuel Zelaya, acusado de violar la Constitución para intentar reelegirse.

García y Valenzuela apoyan un Ejecutivo provisional que traspase el poder, el 27 de enero, al presidente electo, Porfirio Lobo. Ello implica la salida de escena del presidente de hecho, Roberto Micheletti. Brasilia y Washington piden también a las autoridades hondureñas que concedan un salvoconducto a Manuel Zelaya, como vía para que la comunidad internacional reconozca la legitimidad del proceso electoral y para que el depuesto presidente pueda salir, sin ser detenido, rumbo a México. De esta forma, Brasil se libraría al mismo tiempo del engorro de seguir teniendo a Zelaya en su Embajada de Tegucigalpa.

Según precisó García, el contacto entre los Gobiernos de EE UU y Brasil será permanente, lo que los analistas consideran como el abrazo de la paz después de una ruptura que había incomodado a Lula.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS