Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Queremos que dejen de considerarnos ciudadanos de tercera"

1.500 militares salen a la calle para pedir el derecho a opinar en público

Sin el uniforme, pero a cara descubierta -a la última protesta acudieron con una careta- alrededor de 1.500 militares se concentraron ayer frente al Ministerio de Defensa bajo el lema Dignidad y Derechos. Por la reforma de la ley de la Carrera militar. Al acto acudieron militares de Galicia, Asturias, Aragón, Extremadura, Andalucía, e incluso de Portugal, "ciudadanos de uniforme" como ellos mismos se autodenominan aunque ayer lo habían dejado en casa, para pedir sin temor a ser amonestados, "los mismos derechos que los funcionarios públicos". "Queremos dejar de ser funcionarios de segunda y ciudadanos de tercera", resumió uno de los asistentes, suboficial.

Sobre todo, el derecho a opinar. Los asistentes insistieron mucho en el "agravio" que supone que la ley de carrera militar se haya hecho sin contar con la opinión de la asociación que los representa, como aseguran, ya hacen países como Italia o Alemania. Consideran que al eliminarse las antiguas escalas de oficiales se ha impedido a muchos suboficiales el ascenso. También criticaron "los contratos basura de la tropa y marinería" y pidieron "el fin de la temporalidad en las fuerzas armadas".

Se quejan de que la ley de la Carrera Militar frustra sus planes de ascenso

Una decena de representantes de organizaciones sindicales de la Ertzaintza, Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y CC OO, entre otros, subieron a la tribuna para apoyar las reivindicaciones de los militares, que ayer celebraban su cuarta manifestación en democracia y la más numerosa. También acudieron Cayo Lara, por Izquierda Unida, y David Ortega, por UPyD. Pero la intervención más aplaudida fue la de Jorge Bravo, militar arrestado en dos ocasiones precisamente por opinar en público y convertido desde entonces en un símbolo para el colectivo. "Este es un gran paso. Vamos venciendo temores, ese miedo al día después. ¡Estamos haciendo historia! Quedáis todos condecorados con la medalla de la lucha por la dignidad. Mañana, id y contadlo: 'Yo estuve allí", proclamó.

Bravo insistió en la necesidad de una ley de derechos y deberes para los militares que regule la participación de las asociaciones que los representan y recordó el tiempo que el asunto lleva encima de la mesa: "En 2002, María Teresa Fernández de la Vega -entonces secretaria general del Grupo Socialista-, propuso una ley de derechos y deberes. En 2003, se volvió a presentar un proyecto de ley. En 2004, iba en el programa electoral del PSOE; En 2005, con la aprobación de la Ley de Defensa Nacional, se dieron un plazo de tres meses para ponerlo en marcha (...) y así hasta que hace cuatro días, la ministra anunció un borrador para el año 2010", relató Bravo. "Pues bien, no queremos más fotos, ni más promesas vacías. ¡Queremos hechos!", proclamó.

El secretario general de la convocante Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Mariano Casado, anunció ayer que piensan enviarle una carta a la ministra de Defensa, Carme Chacón, para pedirle una entrevista y debatir sobre estas cuestiones. A la última que le enviaron, dice, nunca contestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009