Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleo y déficit ocupan la cuarta Conferencia de Presidentes

Los líderes autonómicos se reúnen hoy en el Senado

La cuarta Conferencia de Presidentes autonómicos se celebra hoy en el Senado en un clima de fuerte tensión entre el Gobierno y el PP con el trasfondo de la recesión económica, que condiciona el comportamiento crítico de los presidentes de las comunidades gobernadas por el primer partido de la oposición hacia las propuestas de José Luis Rodríguez Zapatero. El reto para el jefe del Ejecutivo es lograr, pese a la fuerte oposición del PP a su política contra la crisis, que surjan acuerdos en los aspectos fundamentales que afectan a las comunidades autónomas en la lucha contra la crisis: el empleo juvenil y el déficit público.

Anoche, Zapatero convocó en la sede socialista de Ferraz a los presidentes autonómicos del PSOE, a sus secretarios regionales, al vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, y a la secretaria de Organización, Leire Pajín, para coordinar su posición. Coincidieron en la utilidad de que el Gobierno y las comunidades coordinen políticas en que las competencias son de estas últimas, como las políticas activas de empleo y el elevado déficit público de las administraciones públicas, que se sitúa en torno al 9,5% del PIB.

El PSOE propondrá una comisión que estudie cómo crear empleo

De acuerdo con este planteamiento, los reunidos debatieron sobre la posición que mantendrá el PP en la conferencia. Este debate se suscitó al conocer la posición del líder del PP, Mariano Rajoy, ante la conferencia, que ha banalizado al calificarla de "propaganda para Zapatero". Rajoy, que el viernes convocó a una reunión de los presidentes del PP en la sede de Génova, logró la aprobación de un decálogo en materia económica, crítico con el Gobierno, que los populares defenderán hoy. Dicho decálogo presenta propuestas muy genéricas en la lucha contra la crisis, como recuperar la estabilidad presupuestaria, promover una reforma laboral similar a la de 1997, priorizar el saneamiento del sistema financiero, diseñar una política energética a medio y largo plazo o acometer reformas estructurales.

Presidentes del PSOE se muestran muy pesimistas con la actitud de los del PP en la reunión de hoy. Así, el presidente de la Junta de Andalucía, el socialista José Antonio Griñán, ha manifestado: "Los presidentes del PP, lamentablemente acudirán al Senado a hacer política sectaria y partidista". "No van a ayudar a salir de la crisis", señaló.

Otros, como el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, se muestran más cautos. "Espero que todos los presidentes vayamos con la conciencia de que no somos del PP ni del PSOE. Defendemos a las comunidades autónomas y a España. Sería triste que por mezquindad no salieran las propuestas porque el presidente del Gobierno es Zapatero", dijo a EL PAÍS.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, preocupado por la posición hostil del PP, señaló a EL PAÍS que "los ciudadanos nos pueden perdonar todo menos que seamos frívolos y hagamos dejación de nuestras responsabilidades".

"En esta reunión somos Estado, tan corresponsables como el presidente del Gobierno. Cuando se hace oposición desde los gobiernos autonómicos se desnaturaliza la democracia", añadió Fernández Vara.

El vicepresidente Manuel Chaves defendió que la Conferencia de presidentes es necesaria ante la ausencia en España de un Senado que funcione como auténtica Cámara territorial y cuyo modelo es Alemania, donde priman en sus presidentes los intereses territoriales sobre los del partido. Tanto Zapatero como los presidentes autonómicos socialistas pretenden que en materia de empleo surja de la conferencia una comisión que precise políticas concretas y contrastadas entre las experiencias de las distintas comunidades. Y en la lucha contra el déficit público, un compromiso para contener las elevadas cotas en que han incurrido las comunidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009