Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios medios marroquíes censuran a su Gobierno

No son muchos, pero existen. La prensa independiente marroquí, sobre todo varios semanarios y el diario Al Jarida al Oula, critican la gestión de la crisis desatada por la expulsión de Aminetu Haidar por las autoridades de su país, empezando por su ministro de Exteriores, Taieb Fassi-Fihri.

"Al exiliar torpemente a la señora Haidar lo que Marruecos ha conseguido hacer es crear el personaje de una Gandhi saharaui y empujar así una unión sagrada alrededor de su persona", escribe, en un editorial publicado el sábado, Ahmed Benchemsi, director del semanario Tel Quel.

Aboubakr Jamai recuerda, en cambio, en un editorial del semanario Le Journal del mismo día, las palabras pronunciadas el 5 de diciembre, en El Aaiún, por Fouad Alí el Himma, al que describe como "amigo del rey" Mohamed VI.

"A El Himma no se le ha ocurrido nada mejor que amenazar a España con no seguir cooperando en la lucha contra el tráfico de droga, el terrorismo y la inmigración clandestina", señala el semanario. Marruecos, prosigue, no combate "estas tres plagas porque son contrarias a sus principios y a sus leyes", constata. "Las combate porque a cambio se nos deja reprimir a nuestro antojo".

"Irán tiene a Ahmadinejad y la amenaza nuclear", concluye Jamai. "Nosotros tenemos, en cambio, a El Himma, el cannabis, el terrorismo y la emigración clandestina".

Junto a estos medios, un pequeño partido político izquierdista, Vía Democrática, sin representación parlamentaria, ha defendido a Haidar.

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos ha denunciado, por su parte, que la independentista saharaui haya sido expulsada mediante una mera decisión administrativa. Sólo los tribunales podrían haberla sancionado por no rellenar adecuadamente su ficha policial de entrada en el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009