Suspendido el proyecto de la SGAE para el palacio que le cedió Boadilla

Patrimonio regional frena el plan tras el hallazgo de unos restos arqueológicos

El Palacio del Infante Don Luis, en Boadilla del Monte, se queda de momento como está. Un informe de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid frena el proyecto de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en el entorno monumental, construido en 1765 por Ventura Rodríguez y declarado Bien de Interés Cultural (BIC). La SGAE obtuvo en 2006 la cesión del palacio durante 75 años para albergar la sede de la Fundación Autor. Firmó un convenio con el Ayuntamiento de Boadilla y se comprometió a invertir 30 millones de euros en la rehabilitación. Su proyecto incluía las áreas administrativas y un auditorio subterráneo bajo el jardín histórico con 9.000 metros cuadrados.

El Ayuntamiento analiza "si realmente supone o no el fin del acuerdo"

El informe de Patrimonio, adelantado ayer por Abc, alerta de que esa construcción pone en peligro hallazgos arqueológicos y la supervivencia del jardín del palacio. Los arqueólogos encontraron bajo la fachada restos de un palacio anterior que Patrimonio exige preservar en su ubicación actual, según explicó un portavoz de la Consejería de Cultura y Deportes. La propuesta incluye respiraderos y lucernarios que alteran el conjunto declarado BIC, según el citado portavoz.

La excavación para el auditorio pone en riesgo las conducciones de agua y los pozos de ventilación instalados bajo el jardín, que datan del mismo periodo que el palacio. El informe incluye una recomendación de Medio Ambiente que también rechaza el proyecto porque impediría la recuperación de las especies vegetales del jardín, ya que no incluye suficiente profundidad de suelo.

Vecinos de Boadilla y grupos de la oposición rechazan desde hace años el proyecto de la SGAE. La Asociación Amigos del Palacio, creada en 2002 para preservar el entorno monumental, celebró ayer la decisión de Patrimonio. "Por fin la Comunidad ha decidido poner fin a este disparate", señaló Paloma Olmedo, presidenta de la asociación, que lleva recogidas más de 6.000 firmas en contra del proyecto.

"El trabajo de los arqueólogos nos da la razón. Lo que debe hacer el Ayuntamiento es proteger y mantener el valor histórico del palacio e impedir el proyecto de la SGAE, que quería convertirlo en un conjunto de oficinas", añade Ángel Galindo, portavoz del partido Alternativa Por Boadilla (APB), que llevó la cesión a los tribunales. "Es la oportunidad de cerrar un convenio para un proyecto más accesible a los vecinos", apunta Pablo Nieto, del PSOE en Boadilla. Los tres interpretaron ayer que este varapalo de Patrimonio conllevará la cancelación del acuerdo con la SGAE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Ayuntamiento de Boadilla, que adquirió el palacio en 1998 por 12 millones de euros, estudia estos días el informe regional para decidir "si realmente supone o no el fin del acuerdo", señaló ayer el alcalde, Juan Siguero (PP). Un portavoz de la SGAE explicó que mañana pedirán al municipio que les remita el informe para estudiarlo antes de pronunciarse.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS