Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un negocio de 75 millones en España

Las apuestas deportivas privadas están permitidas, pero no reguladas ni controladas

Matt Le Tissier, centrocampista inglés del Southampton, gran toque e infalible desde el punto de penalti, lanzó una vez fuera del rectángulo el balón en el saque inicial desde el centro del campo. Años después contó que lo hizo para ganar una apuesta de 12.000 euros. Se puede apostar por todo, hasta por 400 conceptos que llegan a admitir algunas casas de apuestas online en un solo partido. Se puede apostar por todo, lo que hace más complicado detectar los posibles amaños. Por eso, las principales casa de apuestas online europeas crearon en 2005 la Asociación de Seguridad en los deportes Europeos (ESSA, en sus siglas en inglés), que vigila que no se produzcan apuestas ilegales ni amaños en las diferentes competiciones sobre las que fijan apuestas. Su instrumento principal es un sistema de alertas que detecta irregularidades a la hora de producirse. La UEFA y la asociación europea de Ligas profesionales son alguna de las organizaciones con las que tienen un protocolo de acuerdo, lo que significa que pueden avisarlas con antelación de sus sospechas de amaño y, además, colaborar con ellas en la investigación a posteriori de hechos sospechosos que superaran el primer filtro de alarma. Así, los recientes informes de la UEFA sobre la corrupción en nueve Ligas europeas provienen de informes de ESSA. Y también la actual investigación en España. "Pero nuestro acuerdo nos impide informar en estos momentos de las investigaciones que podamos estar haciendo en la Liga española", dice Khalid Ali, secretario de ESSA, que tiene su sede en Bruselas.

Operan 37 casas con licencias de otros países de la Unión Europea

En España, donde las apuestas deportivas online están permitidas pero ni reguladas ni controladas por el Estado, ESSA es la única garantía de transparencia de un sector que destaca por su opacidad. "No hay estadísticas fiables. Todo son estimaciones", dice Leví Pérez, profesor de la Universidad de Oviedo que investiga el mundo del juego y el deporte. "Las casas de apuestas por internet que ofrecen sus servicios en España lo hacen con licencia de otros países de la UE, Malta o Gibraltar, donde, además, su tipo de tributación es muy bajo, y donde sí se permite legalmente este tipo de actividad".

Su número exacto es muy difícil de cuantificar y los únicos datos económicos disponibles proceden de informes de organizaciones no gubernamentales, que hablan de hasta 37 operadores a través de los que se puede apostar desde España. "Sin embargo, hay estimaciones que apuntan a que cinco casas de apuestas -Miapuesta, Bwin, Betfair, Bet365 y Unibet- controlarían el 86% de la cuota del mercado español de las apuestas deportivas online", dice Leví Pérez, "El dinero que mueven, unos 75 millones en 2008 con una proyección que permitiría alcanzar los 450 millones en 2012, queda aún muy lejos de los más de 550 millones de euros de facturación anual de la quiniela".

Leví Pérez reclama una regulación del sector en términos de control de la oferta de las apuestas online para garantizar protección a los consumidores y recaudar impuestos con una tributación sobre las ganancias brutas. "Reino Unido e Italia son los ejemplos más claros de países de la UE que mantienen un sistema de operadores privados regulados", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 2009