Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre dice que mató a su novia y tiró el cadáver

Los Mossos buscan el cuerpo de la joven en una incineradora

Los Mossos d'Esquadra afrontan desde el lunes un trabajo penoso: remueven 800 toneladas de basura para hallar el cadáver de una joven rumana que, supuestamente, fue asesinada por su pareja en Pineda de Mar (Barcelona). El presunto agresor fue detenido en Rumania poco después de cometer el crimen por otras causas pendientes, según fuentes del caso. Allí confesó haber matado a la joven y arrojado su cuerpo -que aún no ha sido localizado- a un contenedor.

La familia de la joven, de 20 años, denunció su desaparición la semana pasada. Todas las hipótesis están abiertas hasta que se halle la prueba material del homicidio. Los investigadores dan crédito a la confesión de la pareja de la joven y, por ello, revisan manualmente los escombros que una grúa selecciona de entre los que hay en un solar de 6.000 metros cuadrados.

Un juzgado ordenó, el domingo por la noche, que la planta no quemara ninguno de los residuos que habían llegado allí hasta ese día, confirmó el director técnico de la instalación, Carles Salesa. Las 800 toneladas que revisan los Mossos equivalen a la basura que genera la comarca del Maresme en dos días. Los trabajos para dar con el cadáver podrían alargarse "dos o tres días más". La planta estuvo parada 24 horas, lo que ha generado "algunos trastornos", admitió el director. "Si es verdad que arrojó el cuerpo al contenedor, tiene que estar aquí. No se ha quemado nada".

Los Mossos repartieron la fotografía de la joven entre los vecinos. Los agentes, además, registraron un camión de la brigada de limpieza y el contenedor donde, supuestamente, se arrojó el cuerpo. Buscaban restos humanos. Según fuentes del caso, el hombre confesó haber apuñalado a la víctima en el piso donde vivía con unos amigos. La chica, que vivía con su familia en Santa Susanna, le visitaba a menudo, según fuentes municipales. El hombre se dio a la fuga. Los Mossos pidieron información a la policía de Rumania, que detuvo al presunto agresor por otro motivo. En una comisaría de su país, el agresor habría confirmado que apuñaló mortalmente a su pareja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 2009