CASTILLA Y LEÓN | Crisis financiera

Caja Burgos se baja del tren

Cuando faltaban pocas horas -el martes día 10- para que los consejos de administración de Caja Duero, Caja España y Caja Burgos decidieran si se fusionaban, el presidente regional pronunció la frase del día. Utilizando el eslogan de la campaña turística Burgos no te dejará frío, añadió una coletilla premonitoria: "Te dejará helado". Esa misma tarde se supo que los 17 consejeros de la entidad que lleva el nombre de la provincia habían votado por unanimidad en contra de la fusión. Las otras dos siguieron adelante con un proceso que se prolonga desde hace más de un año y en torno al cual "aún queda mucho trabajo por hacer", según el comunicado hecho público por Cecale, confederación de empresarios castellano-leoneses.

Más información
Caja Duero y Caja España acuerdan fusionarse

Caja Burgos rompió la baraja en el último momento por discrepancias con el reparto de tareas, sedes y cometidos de la entidad resultante. El documento que se sometía a examen preveía una representación del 37% para Caja Duero y España y el 26% restante para la burgalesa. Ahora, las dos primeras continúan el proceso para convertirse en la séptima entidad del país, con unos activos de 45.000 millones, casi 6.000 empleados y 1.166 oficinas.

Tras la espantada, Caja Burgos iniciaba (o continuaba) contactos con las entidades, más pequeñas, de Ávila y Segovia, con una gran discreción. No consta que esta prisa por seguir negociando tenga relación con otra frase del presidente Herrera: "El descuelgue tendrá consecuencias inmediatas".

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS