La OCDE recomienda a España que aplace la subida de impuestos a 2011

El organismo mejora sus previsiones, pero confirma que la economía española se descuelga de la recuperación global - Pide tipos de interés bajos un año más

La OCDE -la organización que agrupa a los países ricos- mejora las previsiones sobre la economía española, pero certifica que España se recuperará más tarde que los países desarrollados, que se acercan al final de la crisis. La reactivación española, lastrada por un paro que alcanzará el 20% el año que viene, deberá esperar hasta 2011 para experimentar "un lento" crecimiento -el menor entre las grandes economías-, según las estimaciones publicadas ayer.

La OCDE dejó además una recomendación importante: no hay que bajar las revoluciones de los motores de un avión en pleno despegue. En otras palabras: reclamó al Gobierno que retrase las subidas de impuestos anunciadas hasta 2011, entre ellas la del IVA, "a fin de que la economía se recupere de manera más sólida".

El informe destaca la rápida salida de EE UU y la más lenta de la eurozona

Las previsiones de la OCDE, presentadas ayer, confirman los malos augurios del FMI y la Comisión Europea: España se descuelga de la recuperación general. Los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con sede en París, prevén para España un retroceso de un 3,6% del PIB este año y de un 0,3% el año que viene, para crecer el 0,9% en 2011. Para el conjunto de los países desarrollados, la previsión de la OCDE es un crecimiento del 1,9% en 2010 y del 2,5% en 2011.

Además de aplazar el endurecimiento de la política fiscal, también le pide al Gobierno que suprima ya las ayudas a la construcción de vivienda protegida, que arbitre medidas para recortar el gasto derivado del envejecimiento de la población (sanidad y pensiones) y que mejore la "eficacia" de los sistemas públicos de empleo.

No todo es negativo. Las previsiones de los economistas de la OCDE para España, aunque sombrías, son mejores de las que hace seis meses (entonces pronosticaron un retroceso de un 4,2% para 2009 y de un 0,9% para 2010). La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, se felicitó por el hecho de que, tras ese retoque, la OCDE calca las previsiones del Gobierno para este año y el próximo. Aunque para 2011, el organismo que preside Ángel Gurría espera un alza sensiblemente inferior al 1,8% previsto por el Ejecutivo. "Confío en que el Gobierno tenga también razón en lo relativo a ese año", cerró la ministra.

El informe de la OCDE -titulado Preparando la salida- apunta a la economía asiática (y en especial a China) como motor planetario de la recuperación. Estados Unidos pasa de contraerse un 2,5% en 2009 a crecer un 2,5% el año que viene. El cambio se debe a los planes de estímulo, a la mejora de las condiciones financieras y al crecimiento de la demanda de los países emergentes, entre otras razones. A juicio de los expertos de la OCDE, el estirón estadounidense debe ser suficiente como para que el paro comience a descender en ese país en la segunda mitad de 2010.

La economía de la eurozona va a una velocidad más lenta, pero ya arranca: en 2009 se contraerá un 4%, y el año que viene crecerá un 0,9%. Los expertos de la OCDE alertan, de cualquier manera, de que ciertas medidas de protección del empleo -las alemanas, por ejemplo- "pueden rebajar la intensidad del crecimiento".

Pese a la incipiente recuperación, la OCDE previene de que persiste cierta incertidumbre en los mercados financieros. Por un lado, todavía no ha pasado el peligro de que un gran banco se hunda y de que todo "se degrade de forma brutal". Y al contrario: hay posibilidades de que los mercados financieros "mejoren mucho más y más rápidamente de lo previsto". Es decir: "Los riesgos se equilibran". Eso sí, los expertos de la OCDE tienen una cosa clara: los tipos de interés deberían mantenerse cerca del 0% hasta, al menos, finales de 2010.

En España, el paro continuará subiendo hasta 2011, pero ya no se disparará. No hay margen para ello. "La crisis ya se ha llevado por delante los empleos temporales de España, que eran muchos", argumentó Jorgen Elmeskov, jefe de Asuntos Económicos de la OCDE. La inflación crecerá en el primer semestre de 2010, pero volverá a aproximarse a cero en 2011. A finales de 2010 España comenzará a crecer, pero el avance no será firme hasta 2011, "siempre dentro de niveles modestos", debido al lastre del endeudamiento de empresas y de hogares y "al efecto particularmente determinante del parón en la construcción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50