GM empieza a devolver las ayudas públicas pese a seguir en pérdidas

La multinacional del automóvil se pone al día seis meses antes de lo previsto

General Motors sigue en rojo, pero eso no le impide empezar a devolver lo que debe. En diciembre hará un primer pago de 1.200 millones de dólares (802 millones de euros) a los Gobiernos de EE UU y Canadá, a los que seguirán abonos similares en los ocho trimestres sucesivos. Y cumple también con el Ejecutivo alemán, al que restituyó 500 millones de euros inyectados en Opel y con el que espera saldar cuentas a final de mes.

GM recibió durante el último año cerca de 50.000 millones de dólares en ayudas públicas para mantenerse a flote y poder reestructurarse tras superar la suspensión de pagos el pasado 10 de julio. La más grande de las tres automovilísticas de Detroit cerró el tercer trimestre -el primero tras la bancarrota- con 1.150 millones en pérdidas, frente a los 2.500 millones registrados durante el tercer trimestre de 2008.

La empresa ha logrado facturar un 15% más y reducir un 59% los costes
Más información
Dimite el consejero delegado de General Motors en plena reestructuración

Gracias a la reducción de un 59% en los costes, logró generar un cash flow (beneficio más amortizaciones) positivo de 3.300 millones en el trimestre. Los ingresos globales del grupo ascendieron a 28.000 millones, un 15% más de lo que facturó la vieja GM en el segundo trimestre. Fritz Henderson, su consejero delegado, dijo que con 42.600 millones de liquidez en sus reservas se encuentran cómodos.

La devolución de las ayudas se produce así seis meses antes de lo previsto. GM debe 6.700 millones al Tesoro de Estados Unidos y 1.400 a la agencia de Exportaciones de Canadá. Los dos gobiernos controlan un 61% del capital por la conversión de deuda en acciones. Desde Detroit explican que la aceleración en el proceso de repago es porque las condiciones operativas son favorables.

"Los resultados muestran los sólidos fundamentos sobre los que estamos construyendo la nueva GM", declaró Henderson, "pero perdemos dinero, por eso no estamos satisfechos". A pesar de los progresos conseguidos, en Detroit dicen que tiene aún mucho trabajo por delante y advierten de que ese cash flow podría volver a ser negativo a final de año por el repago de la deuda.

Sus ejecutivos evitan hacer pronósticos sobre cuándo la compañía será rentable, quizás en 2011, como ya anticipan sus rivales Ford Motor y Chrysler. Tampoco sobre cuándo podría volver a cotizar en Wall Street, aunque se especula con que podría ser a partir del segundo semestre de 2010, momento en el que el Tesoro podría empezar a recuperar buena parte de su inversión.

La posición de GM en el sector se mantiene estable. A escala global, su cuota de mercado era del 11,9% en el tercer trimestre, con una destacada presencia en Brasil, Rusia, India y China. En EE UU, controla el 19,5%. Henderson insistió en la importancia de las operaciones internacionales de GM y presentó un escenario bastante optimista con vistas a 2010.

Henderson contesta a la prensa durante la presentación de resultados de GM, ayer en Detroit (EE UU).
Henderson contesta a la prensa durante la presentación de resultados de GM, ayer en Detroit (EE UU).AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS