Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes del PSE instan a acelerar la deslegitimación del apoyo a ETA

Ares pide la colaboración ciudadana para acabar con la exaltación del terrorismo

Los alcaldes del PSE que forman parte de la ejecutiva de Eudel manifestaron ayer al consejero de Interior, Rodolfo Ares, su intención de elaborar un reglamento tipo a nivel municipal para facilitar el cierre de las txosnas que enaltezcan el terrorismo y su imposibilidad de tomar parte en las fiestas de años venideros. Los regidores socialistas pretenden acelerar la puesta en marcha de una iniciativa que ya se recoge como idea en el reciente acuerdo marco firmado entre Interior y la Asociación de Municipios Vascos para luchar contra ETA desde la administración local.

Los alcaldes hicieron pública su propuesta tras la reunión de trabajo que mantuvieron en Bilbao con Ares durante aproximadamente una hora para evaluar la política de tolerancia cero emprendida por el Gobierno vasco. Su objetivo es dar forma, "cuanto antes", a una regulación que "evite que los intolerantes utilicen los espacios festivos para hacer apología del terrorismo". Se trata de "extender" y unificar las medidas que ya han empezado a aplicar, aunque de forma dispersa e individualizada, ayuntamientos como los de la capital vizcaína, Irún, Portugalete o Basauri.

La Ertzaintza ha realizado en medio año 3.520 retiradas de fotos y carteles

El secretario de Coordinación del PSE y alcalde de Portugalete, Mikel Torres, insistió en que "es el momento de remar todos en la misma dirección", a través de Eudel, para recuperar las "calles como espacios de libertad" y limpiarlas de las manifestaciones que puedan suponer "una ofensa a las víctimas" del terrorismo. Sin embargo, los representantes del PSE son minoría en la ejecutiva de una asociación que dirige el alcalde peneuvista Jokin Bildarratz y que ayer declinó pronunciarse al respecto.

Al término del encuentro, Ares agradeció la colaboración prestada por la mayoría de los consistorios para "evitar espacios de impunidad", reflejada en el acuerdo suscrito en septiembre con Eudel, y realizó un llamamiento a los ciudadanos para que "colaboren" también y comuniquen a las comisarías la existencia de pintadas, pancartas o carteles que vulneren la ley. Según argumentó, su implicación resulta "fundamental", ya que permitiría "una localización más inmediata" y una intervención "más rápida y eficaz" por parte de la Ertzaintza.

El consejero repasó el impacto de la política de tolerancia cero emprendida por su departamento y la valoró como "muy positiva". Expuso, en este sentido, que durante los seis meses de gobierno se han realizado 3.520 intervenciones en distintos pueblos para retirar la simbología etarra y recordó que, aunque "sigue habiendo carteles y pintadas", se van a retirar "en cuanto se pueda". "Y cada vez que se repongan los quitaremos de nuevo", advirtió tajante. "La Ertzaintza va a seguir realizando su trabajo".

Ares, por otro lado, aclaró la polémica surgida sobre la supuesta eliminación de símbolos vasquistas en los nuevos uniformes de la Policía autonómica. Reconoció que se está renovado la indumentaria, aunque concretó que sólo se está haciendo con el objetivo de mejorar su seguridad y comodidad, "para lo que se está contando con la opinión de los propios agentes". Confirmó, en cualquier caso, que aún no se ha tomado ninguna decisión sobre la posibilidad de modificar los identificativos y garantizó que la ikurriña seguirá presente en la vestimenta de la unidad de Tráfico, que es la única que la luce en la actualidad. En la misma línea, aseguró que los vehículos de la Ertzaintza mantendrán su característica E en las placas de matrícula.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009