Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos excursionistas por hipotermia en el Puigmal

El mal tiempo pilló desprevenido el sábado al grupo de cinco personas que se habían propuesto subir a la montaña del Puigmal, en Girona. A consecuencia de la nieve, el fuerte viento y la escasa visibilidad, los excursionistas se perdieron en el descenso. Dos mujeres, Nuria I. M. y su hermana Marta I. M., de 43 y 45 años, murieron por hipotermia. Los otros tres montañeros, Lorenzo N. A., de 61 años; su mujer, Rosa María P. E., de 53, y Concepción M. I., de 46 años, fueron ingresados en el hospital de Campdevànol, donde se recuperan del frío. Todos residían en el área de Barcelona.

La mañana del sábado era soleada en Queralbs, pero las previsiones ya avisaban de que se iba a girar mal tiempo. A pesar de eso, la nieve y el viento sorprendieron a los cinco montañeros. Fueron los mismos excursionistas los que llamaron a los bomberos a las cuatro menos cuarto de la tarde. Estaban ya en el descenso, en la zona de Fontalba, en el municipio de Queralbs (Ripollès), a entre 1.700 y 2.000 metros, cuando se perdieron.

Cinco personas se perdieron en la montaña a causa del mal tiempo

En todo momento, los bomberos estuvieron en contacto con los excursionistas a través del teléfono. Por motivos que todavía se desconocen, el grupo se dividió en dos tandas de tres y dos personas. A las nueve de la noche los bomberos encontraron a la pareja. Una de las mujeres estaba muy mal a causa del frío. A esas horas estaban ya bajo cero. Los médicos certificaron su muerte a las seis de la mañana.

Los bomberos dieron con el segundo grupo de dos mujeres y un hombre a la una de la madrugada. Una de ellas falleció también posteriormente por el frío. Los tres supervivientes fueron ingresados en el hospital de Campdevànol, donde se recuperan favorablemente.

A pesar de que en un primer momento se habló de congelación, los cinco excursionistas sufrieron hipotermia. Una persona padece hipotermia cuando su cuerpo soporta temperaturas inferiores a 30 grados. El cuerpo deja entonces de responder.Hasta 15 dotaciones de bomberos participaron en el rescate, especialmente complicado por las malas condiciones climatológicas. Los operarios se vieron obligados a acceder a la zona a través de una pista forestal y luego tuvieron que trabajar a pie y con camillas. Un helicóptero se desplazó también hasta el Puigmal, pero no pudo volar a causa del viento. En el salvamento participaron también los Mossos d'Esquadra, el Grupo de Actuaciones Especiales de los Bomberos (Grae) y voluntarios.

Las cinco personas que se perdieron en el Puigmal no eran novatas. Según explicaron los bomberos, todos ellos llevaban unas luces frontales muy potentes que suelen utilizar tanto ciclistas, como montañeses, para iluminarse por la noche. Aunque les valió de poco porque la visibilidad en algunos momentos llegó a ser nula. "No hemos podido determinar el grado de experimentación, pero no era la primera vez que subían a la montaña", explicó una portavoz de bomberos.

En cualquier caso, no se les cobrará el rescate. Desde octubre la Generalitat factura por los salvamentos en medios naturales cuando se deben a una imprudencia (acceder a una zona peligrosa, llevar un equipamiento inadecuado o pedir ayuda de manera injustificada). La normativa no se aplica cuando hay víctimas mortales, según explicó esa misma portavoz de bomberos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de noviembre de 2009