Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montcada indaga

El alcalde de Montcada i Reixac, el socialista César Arrizabalaga, se comprometió ayer a realizar "una revisión interna" de todos los proyectos urbanísticos en los que intervino Antonio Jiménez, citado en el auto del juez Baltasar Garzón por su "estrecha relación" con el presunto núcleo de la trama corrupta, Luis García Sáez, Luigi , en prisión incondicional por la Operación Pretoria.

Así lo explicaron fuentes del Ayuntamiento de la localidad, que entre 2003 y 2006, años de euforia inmobiliaria, fue escenario de numerosas recalificaciones de terrenos que la oposición no ve claras. Jiménez, que no ha sido imputado por el juez, fue director del área de política territorial de este municipio entre 2003 y 2006.

La "revisión interna" prometida por el alcalde se queda, sin embargo, corta respecto de lo que han reclamado los grupos de ERC, ICV y PP. Ya desde antes del auto de Garzón, el pasado 29 de octubre, Esquerra pidió que se pusieran todas las operaciones urbanísticas del periodo de Jiménez en manos de la fiscalía al considerar que no se actuó "a favor del municipio".

En su blog personal, Arrizabalaga opina que la oposición hace "un uso demagógico del asunto" y afirma: "siempre ha confiado" en Jiménez.l alcalde también subraya en su blog el "fuerte compromiso de servicio público" de Jiménez. Éste figura como imputado en un caso que investiga las presuntas irregularidades detectadas en un convenio urbanístico en Sant Andreu de Llavaneres, pueblo del que era regidor de Urbanismo mientras llevaba también las riendas de Política Territorial en Montcada i Reixac. Tras dicha imputación, en mayo de 2008 ERC, PP e ICV presentaron una moción en la que exigían una auditoría financiera de las operaciones urbanísticas en las que había participado Jiménez (desde la permuta de Vista Rica y La Rasa hasta las operaciones cruzadas en la conversión de una antigua cervecería de la localidad, en la calle de Montíu). PSC y CiU rechazaron la moción.

Jiménez también impulsó el traslado de la fábrica de Valentine del centro de Montcada al espacio verde cedido por un grupo de empresarios del polígono de Can Milans, colindante de La Llagosta. Dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) han declarado nula este año la reclasificación de la zona verde en área industrial, una decisión recurrida por la Generalitat y el Ayuntamiento de Montcada.

El traslado de Valentine presenta una paradoja. Fuentes políticas aseguran que el grupo de pinturas percibió 74,6 millones de euros por el solar de su antigua fábrica del centro de Montcada, vendido a la inmobiliaria Reyal Urbis. La planta ya ha sido demolida. En su lugar, el proyecto urbanístico incluía la construcción de 482 viviendas. De los 46.190 metros cuadrados de superficie, poco más de 30.000 iban a dedicarse a vivienda libre, 7.800 a pisos sociales y unos 3.900 a viviendas de precio concertado. El resto iba a destinarse comercios.

Reial Urbis confirmó ayer que este proyecto, en fase muy inicial, ha quedado de momento "suspendido". La inmobiliaria negocia con la banca la refinanciación de una deuda de 4.800 millones de euros y, mientras dura la fase, ha anunciado la "paralización temporal de toda actividad de promoción" inmobiliaria, la venta de activos de patrimonio y una suspensión temporal del pago de deuda e intereses asociados a la misma hasta 2013.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 2009