Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores culpan a Mar del declive del mejillón

"La incertidumbre es negativa para la venta", señalan

Ya es oficial. La Consellería do Mar y el Consello Regulador do Mexillón de Galicia mantienen una guerra abierta que, de momento, pagan los productores. Las ventas para industria se han recortado en un 70% en el último año, según el presidente de los bateeiros, Ramón Dios, que responsabiliza a la Xunta de contribuir a la caída. Con un pie fuera del Consello, extinto ya su mandato, el enfrentamiento con el Gobierno se ha desbordado en la última semana con el debate comunitario sobre el análisis de las biotoxinas de fondo. Lo último, la orden de auditar las cuentas del Consello.

El caballo de batalla está ahora en si la Unión Europea contempla o no rebajar los niveles de toxinas establecidos. Mientras la conselleira Rosa Quintana insiste en que la medida puede aumentar los cierres de bateas en un 200%, desde el Consello sostienen que no existe tal debate. Lo único que ahora está sobre la mesa es la posibilidad de modificar el método de análisis basado en el bioensayo, no los niveles de toxinas. "La manipulación de la información dada desde Mar ha creado una alerta en el sector con incalculable coste económico para los productores", subraya Dios. "Cualquier tipo de incertidumbre produce un efecto negativo sobre precios y ventas", señala. En esa línea se pronunció en comisión parlamentaria la socialista Marisol Soneira, que instaba a los representantes de la pesca gallega a ser "más cuidadosos". "Si desatamos la alarma sobre la calidad sanitaria de un producto", añadió, "no nos extrañe que otros que compiten con nosotros siembren dudas sobre la calidad de nuestro producto".

"La manipulación de información ha creado una alerta en el sector"

La Xunta defiende que en Galicia el control de toxinas es puntero

La alarma se disparó en mayo cuando la consellería convocó al sector (no así al Consello) para informarles de la voluntad de la UE de rebajar los niveles de toxinas, lo que supondría la ruina de los productores. Una posibilidad que, desde entonces, ha aparecido de forma continuada en los medios de comunicación. La polémica parte de un informe de 2007 de la Agencia de Seguridad Alimentaria (AESA) que sugiere una reducción de los niveles y que "fue rectificado", dice Dios, a raíz de un documento que el propio Consello elevó a la UE en mayo de 2008. Aquí se pone de manifiesto que los datos de ingesta aportados por la AESA "carecen de rigor". Y es que "hay países que demandan mayor precisión porque se dan cuenta de que se producen, a menudo, cierres administrativos" de los parques de cultivo cuando el nivel de toxicidad está por debajo de los topes establecidos.

En esa reunión que Mar celebró en mayo con el sector "lanzan una bomba, no sé con qué intención o rigor, diciendo que nos cierran el chiringuito". En ese recorte del 70% de las ventas para industria "coinciden distintos factores, pero esto es una vuelta de tuerca más". De forma paralela, la Xunta hizo público un informe elaborado entre las consellerías do Mar y Sanidade en defensa de los niveles y métodos actuales y que se presentó en Bruselas en septiembre. Documento que, según un asistente al encuentro, "no es admitido porque no estaba en el orden del día". En las actas de la Comisión de Pesca de la UE se refieren al método y no a los niveles de toxinas. Por otro lado, un portavoz de la AESA ha declarado a este diario que "inicialmente estos debates se centran en los métodos de prueba que se utilizan para medir las toxinas, tras lo cual se debatirán los límites propios". Desde el Consello reconocen que "es necesario ponerse las pilas y elaborar un estudio europeo que recogiese datos reales de ingesta", pero "no ahora".

Desde la Xunta sostienen que el objetivo es defender los actuales límites y métodos. Recuerdan que Galicia "convive" con las mareas rojas y es una zona donde el control es puntero, con más de 15.000 análisis al año. La directora del Intecmar, Covadonga Salgado, explicó en comisión parlamentaria que expertos en seguridad alimentaria de la UE "aconsejan una revisión de límites" y una reducción "drástica" de cinco biotoxinas.

Tras el cruce de acusaciones de los últimos días, Ramón Dios dio cuenta del informe que rectificaba los datos de la AESA y en el que solicitaban a la UE "la aplicación uniforme en Europa y países terceros con permiso para la exportación" del método establecido. Y es que de fondo asoma un problema real y de gran calado para los bateeiros gallegos: la importación de mejillón. Causa también del manifiesto enfrentamiento entre Anfaco y el Consello Regulador, que se siente en esto marginado por la Consellería. "Van a por el Consello Regulador", advierte Dios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de noviembre de 2009