Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Currás a las cajas: "Olviden personalismos estériles"

La conselleira de Facenda promete en el Parlamento que la Xunta "no adoptará el modelo de Caja Madrid o Montoro"

No hubo anuncio trascendente, pero sí algún aviso serio. La conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, repitió ayer en el Parlamento los criterios que guían a la Xunta en la búsqueda de una solución que garantice el futuro de las cajas en el actual contexto de reordenación de los mercados financieros: consolidar su viabilidad y mantener los centros de decisión en Galicia. "Queremos una o dos cajas gallegas y su principal dividendo debe ser la implicación con el territorio", insistió.

A partir de ahí, llegó la advertencia del Gobierno de Feijóo a los sectores empresariales y mediáticos de A Coruña y Vigo que en las últimas semanas vienen insinuando frentes comunes para presionar a favor o en contra de una hipotética fusión. El contundente mensaje -que repitió dos veces- desde el hemiciclo lo dirigió además la conselleira de Facenda hacia los propios responsables de Caixa Galicia y Caixanova. "No es tiempo de experimentos, se está produciendo la reordenación del mercado financiero. Las cajas deben analizar esto olvidando localismos y personalismos estériles", proclamó. Fuentes de Facenda precisaron más tarde que Fernández Currás quiso referirse a los políticos locales más que a los responsables de las entidades financieras.

"El espectáculo lamentable" de Madrid, se evita aquí, dice el PP

El PSOE pide que el Gobierno gallego "no se esconda" tras el Banco de España

La titular de Facenda, en permanente contacto estos días con el Banco de España para analizar la situación fianciera de ambas entidades, remarcó que "las cajas deben seguir siendo viables en un contexto económico cambiante". Advirtió de que las dos entidades gallegas "no pueden mantenerse ajenas los cambios que se están produciendo". Con todo, previamente, la conselleira había subrayado que Caixa Galicia y Caixanova han alcanzado "una masa crítica suficiente para ser competitivas en un mercado financiero tan exigente y eficiente como el español".

El debate parlamentario de ayer sobre la cuestión que trae en vilo a la elite económica y política de Galicia sirvió además para certificar la distancia sideral del PP gallego con su dirección nacional en relación a la política de cajas de ahorros y lo alejado que está también de las tesis de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, sobre Caja Madrid. Todos los grupos habían criticado la guerra abierta por el poder en la caja madrileña -el propio PP, a través de su portavoz económico, Pedro Puy, habló de "lamentable espectáculo"- y esa discusión previa le sirvió a la conselleira para concluir que "Galicia no va a adoptar el modelo de Caja Madrid ni el del señor Montoro". La conselleira independiente, responsable de los Presupuestos del Gobierno gallego, se desmarcaba así del portavoz para asuntos económicos del Partido Popular y ex ministro de Hacienda en el último Ejecutivo que presidió José María Aznar, Cristóbal Montoro, quien ha defendido reiteradamente que las fusiones deben realizarse entre cajas de distintas comunidades.

Desde el Bloque, el diputado Fernando Blanco, ex conselleiro de Industria en el bipartito, exigió además cambios en el modelo de gestión de las cajas de ahorros, de acuerdo con la modificación legal que defiende su partido. El nacionalista criticó por ejemplo, que Caixa Galicia otorgue representación en su consejo a miembros de "corales polifónicas" y entidades similares. El ejemplo le sirvió para pedir que el Gobierno gallego tenga voz y voto en las decisiones de estas entidades financieras.

Antes, el viceportavoz del PP, Pedro Puy, se había felicitado de que la Xunta, gracias a un texto refundido que en 2005 agrupó la legislación sobre las cajas, sea uno de los Gobiernos menos intervencionistas. "Esa profesionalidad hace que no demos un espectáculo tan lamentable como el que están dando otras comunidades", en referencia a Madrid.

El portavoz parlamentario del PSOE, Xaquín Fernández Leiceaga, exigió a la Xunta que "no se esconda detrás de organismos técnicos" como el Banco de España y "fije su posición". El diputado socialista, quien admitió que el Gobierno gallego "puede vetar pero no imponer", reclamó "ambición" para que el interés de los gallegos en las cajas pueda imponerse a la "tecnocracia, si es que ésta intentara perpetuarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de octubre de 2009