Una vida dedicada a la Corona
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Inalterable, reservada, discreta tranquilidad

En mi recuerdo destaca la personalidad de Sabino Fernández Campo, su inalterable, reservada y discreta tranquilidad en cualquier circunstancia de tiempo y lugar. Fue durante mi etapa de ministro de Defensa del Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo (entre el 27 de febrero de 1981, recién fracasado el golpe de Estado del 23-F, y el 3 de diciembre de 1982) cuando el trato con él fue permanente y, en muchas ocasiones más que cotidiano, bien porque yo le llamara, bien porque él me llamara a mí.

Sabino Fernández Campo, entonces secretario general de la Casa del Rey, tenía el don de tranquilizar cualquier asunto por urgente o grave que fuera, y también el de saber escuchar. Por su experiencia, inteligencia, hondo conocimiento de las personas que en la política o en las Fuerzas Armadas eran alguien o tenían mando en aquellos difíciles momentos, su opinión o su consejo, si se los pedías, era siempre esclarecedor en primer lugar, y siempre a tener en cuenta en última instancia.

Sabino fue un personaje esencial en la transición desde el franquismo a la democracia
Más información
Los Reyes y la clase política despiden a un defensor de la democracia
Un hombre de Estado

Creo que nunca, en situaciones complicadas o difíciles, dejé de escuchar la opinión de Sabino Fernández Campo, o contrastar con él lo que yo creía que se debía hacer o no hacer.

Salvo el Rey, en primerísimo lugar, mi presidente y amigo Leopoldo Calvo Sotelo, después, y el entonces director del CESID, Emilio Alonso Manglano, en tercer lugar, nadie me ayudó tanto como Sabino, en nuestros frecuentes encuentros, a parar y encauzar las turbulencias que el fallido golpe del 23 de febrero dejó en las Fuerzas Armadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Siendo como era, como tenía que ser por el puesto que ocupaba, un modelo de reserva y discreción, Sabino Fernández Campo sabía expresarse con una total franqueza al dar su opinión, que tan a menudo yo le solicitaba, sobre cualquier asunto por complejo o secreto que fuera. Se podía estar de acuerdo con él o no, pero siempre había que escucharle.

Recuerdo, en momentos graves, la voz de Sabino, con el mismo tono tranquilo y pausado, siempre sin alterarse, utilizando las palabras precisas, claras, ajustadas al tema que se le planteaba, y no excederse nunca en lo que decía ni quedarse corto.

En su misión al frente de la Secretaría General de Zarzuela, era admirable la habilidad con que filtraba los asuntos que debían llegar al Rey y cómo le evitaba tantas pretensiones inoportunas. No cabe duda que si para mí fue una ayuda inestimable, también lo fue para todos los que a él acudían. Sí, Sabino Fernández Campo fue un personaje esencial en la transición política. A todos los que le conocimos y tratamos y estimamos nos toca ahora unirnos a los suyos en su duelo y honrar su memoria.

Alberto Oliart fue ministro de Defensa del Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS