Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA supedita la creación de un bloque 'abertzale' al fin de ETA

El sindicato nacionalista exige su desaparición "unilateral"

Polo soberanista sí, pero sin violencia. El Comité Nacional del sindicato ELA, hegemónico en Euskadi con un 40% de representación, respondió ayer a los emplazamientos de la izquierda abertzale para articular un bloque nacionalista frente al Estado reclamando a Batasuna que apueste por unas vías "sólo políticas" y a ETA que "dé pasos unilaterales" para acabar con "la lucha armada".

Cuando todavía resuenan los ecos de la manifestación del pasado sábado en San Sebastián, convocada por los sindicatos nacionalistas contras las detenciones de Arnaldo Otegi y del ex secretario general de LAB Rafael Díez Usabiaga, y en la que también participó el PNV, el sindicato que dirige Adolfo Txiki Muñoz quiso dejar claro que no es compatible hablar de concentración de fuerzas nacionalistas ni de "lucha social, civil y política y actuar con lucha armada". Los 16 folios de reflexión del sindicato mayoritario están escritos en unos términos extremadamente duros contra el Estado, el PP, el PSOE y el PNV, a quienes atribuye, con mayor o menor grado de responsabilidad, "un recorte de las libertades y derechos fundamentales sin parangón en nuestro entorno".

El análisis, que en su parte más política podría ser asumido por el nacionalismo radical, se distancia sin embargo de la izquierda abertzale en la desautorización frontal de ETA y de las indecisiones a la hora de abandonar la violencia. La operación policial ordenada por el juez Garzón contra Otegi, Díez Usabiaga y los otros detenidos se justificó, precisamente, en que pretendían articular, presuntamente bajo directrices de ETA, un polo soberanista que permitiera a Batasuna soslayar su ilegalización.

"El final de la estrategia armada facilitaría la creación de escenarios que otorguen la iniciativa y el control del tiempo a quienes apuestan por la soberanía de nuestro pueblo, y no al Estado", manifestó Muñoz, cuyo sindicato propició el proceso de Lizarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009