Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álava pretende conseguir que el 35% de su energía proceda de renovables

Las Juntas Generales de Álava aprobaron ayer -ANV y EB se abstuvieron- el plan de energías renovables Mugarri, que prevé conseguir a medio plazo que el 35% de la energía que se consume en el territorio proceda de fuentes renovables. Ahora, el plan se presentará ante el Gobierno y Parlamento vascos, en lo que es la primera aportación de calado a la renovación de la política energética de la comunidad autónoma.

La iniciativa, presentada por el consejero de Medio Ambiente, Mikel Mintegi (EA), llega cuando se habla de la instalación de un nuevo parque eólico en la zona de los Montes de Vitoria, en el condado de Treviño, territorio de Castilla y León. Es la última de las polémicas con esta energía que vive Álava, cuyo gobierno (tanto con el popular Ramón Rabanera como con el peneuvista Xabier Agirre) se enfrentó con el anterior Gobierno vasco por el plan de energía eólica que inundaba las sierras alavesas de aerogeneradores.

El actual consejero de Industria, Bernabé Unda, asumió en junio la necesidad de reformar toda la política de energías renovables, desde el consenso. El plan Mugarri señala un 60% del territorio alavés como zonas de exclusión para la implantación de emplazamientos de grandes parques eólicos o huertos solares. La propuesta para emplazar estas instalaciones se dirige hacia la reutilización de espacios, accesibles y de menor impacto: cotas intermedias y de media ladera, montes bajos en zonas más alteradas, áreas industriales y ámbitos próximos a redes principales de transporte eléctrico y a las áreas de demanda y consumo.

Aborda también el aprovechamiento de otras fuentes de energías renovables: la biomasa, la geotermia y la solar. En cifras, se pretende triplicar la generación de energía eólica (pasar de los 78,6 megawatios actuales a 259 en 2020) y triplicar también la de origen fotovoltaico (pasando de 4,7 megawatios a 15). Y otro dato trascendente es que el conjunto de medidas recogidas por el plan haría posible el objetivo de la Unión Europea de reducción de un 20% en las emisiones de CO2 para el año 2020; sería una reducción de 757.000 toneladas por año (un 24,1%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 2009