China y Rusia sellan contratos por valor de 2.400 millones

Pekín superará a Berlín como el mayor comprador de gas ruso

China y Rusia reforzaron ayer sus relaciones económicas con una lluvia de alianzas y contratos, valorados en 2.400 millones de euros, que van desde el sector petrolero al militar. Los acuerdos fueron firmados en el marco de la visita de tres días de duración que está realizando a Pekín el primer ministro ruso, Vladímir Putin, desde el domingo pasado. Los contratos incluyen la concesión de préstamos por parte de bancos chinos a rusos por más de 1.250 millones. La petrolera estatal rusa Rosneft cooperará con China National Petroleum Corporation (CNPC) en la construcción de una refinería a unos 100 kilómetros de Pekín y planea abrir una red de 300 a 500 gasolineras en el país asiático, mientras China colaborará en el desarrollo de trenes de alta velocidad en Rusia. Los dos países estrecharon también sus lazos militares, con un compromiso para avisarse en caso de lanzar misiles balísticos.

Los dos países se comprometen a avisarse del disparo de misiles balísticos

Pero el acuerdo más significativo, aunque no ha sido cerrado en su totalidad, es el alcanzado entre el grupo ruso Gazprom y CNPC para suministrar 70.000 millones de metros cúbicos anuales de gas a China desde Siberia y el extremo oriental de Rusia. El pacto es preliminar, ya que está pendiente de ser fijado el precio, según dijo el consejero delegado de Gazprom, Alexéi Miller. Las tarifas y las condiciones de suministro han bloqueado avances concretos en el proyecto desde que los dos países llegaron a un acuerdo inicial hace más de tres años. La prensa china ha asegurado que el contrato podría tener una forma similar al sellado anteriormente este año, por el cual Rusia enviará petróleo a China durante 20 años a cambio de préstamos por 17.000 millones.

Altos funcionarios rusos afirmaron que la espinosa cuestión del precio podría quedar resuelta a principios del año que viene, y los suministros de gas, comenzar en 2014 o 2015. De ser así, China podría convertirse en el mayor cliente de gas ruso, desplazando a Alemania, que importó alrededor de 35.000 millones de metros cúbicos el año pasado. "China es un mercado colosal. La diversificación de los suministros es de gran importancia para Gazprom", dijo Putin, que supervisó la firma del acuerdo junto al primer ministro chino, Wen Jiabao. "Nuestra cooperación está creciendo en muchas formas: minería, oleoductos, suministro de petróleo y, en el futuro, posiblemente, gas", señaló.

China y Rusia mantuvieron una tumultuosa relación durante la Guerra Fría, pero los lazos se han estrechado desde el desmoronamiento de la antigua Unión Soviética, en gran parte por la continuada venta de recursos energéticos y armamento rusos a China. El comercio bilateral ascendió a 38.000 millones en 2008, cuando en 2004 fue de 14.300 millones.

Pekín ve en Moscú un aliado estratégico en su esfuerzo por contrarrestar el peso global de Estados Unidos, y su visión multipolar del mundo, y considera sus ingentes recursos minerales claves para continuar desarrollando su propia economía. Rusia, por su parte, ve en su vecino un aliado para diversificar sus suministros, una buena fuente de financiación y un cliente con una economía en alza con el que sellar contratos para paliar los efectos de la crisis mundial. Pero los intereses económicos y una visión cercana en muchos conflictos internacionales se han visto acompañados de un cierto recelo ruso por el rápido ascenso chino.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Putin calificó la cooperación con China como el "más importante" elemento de la estabilidad global. "Nuestra visión consolidada en determinados asuntos, nuestra capacidad de coordinar nuestra postura en cuestiones internacionales clave ayuda a menudo a calmar la situación y juega un papel estabilizador", dijo a un grupo de periodistas chinos, informa Associated Press. "Una postura compartida de Rusia y China en determinados asuntos contiene a algunos de nuestros colegas más apasionados", dijo sin mencionar a Estados Unidos.

Vladímir Putin y Wen Jiabao pasan revista a una guardia de honor en Pekín.
Vladímir Putin y Wen Jiabao pasan revista a una guardia de honor en Pekín.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción