"Seguiré actuando con radical independencia"

Independencia e imparcialidad son las dos máximas que Íñigo Lamarca esgrimió ayer para definir su actuación durante los próximos cinco años, el nuevo tiempo que va a vivir como titular del Ararteko. Después ya no habrá posibilidad de un tercer mandato, ya que la ley de creación del Defensor del Pueblo vasco establece dos como máximo. Lamarca no podía ocultar su satisfacción por la reelección, la primera en los 20 años de historia de la institución, y por la forma en que se produjo, con el apoyo abrumador de la Cámara (69 de 73 votos emitidos). Fija así dos marcas: la de la propia reelección y la del apoyo masivo, algo que ninguno de sus predecesores había logrado con tanta holgura.

"El informe de víctimas merece diversas opiniones y es normal la crítica"

Más información

A los pocos minutos de su designación (la toma de posesión oficial se desarrollará en el pleno parlamentario del próximo jueves), Lamarca resaltó que asume la responsabilidad con "humildad y espíritu de autocrítica" para "servir a todos, especialmente a los más desfavorecidos, contar la realidad social y evaluar con justicia las políticas públicas para que salvaguarden los derechos de la ciudadanía".

Y todo ello actuando con las citadas independencia e imparcialidad. Sobre las críticas vertidas durante el pleno de designación por Aralar y Eusko Alkartasuna en torno a la existencia de cierto "sesgo" en sus informes sobre el terrorismo de ETA y la atención institucional a las víctimas, Lamarca se mostró muy prudente y adoptó ya de forma plena el papel de Ararteko. "Soy un comisionado del Parlamento y, por lo tanto, me debo al conjunto de los partidos de la Cámara", aseguró. "Analizaré las críticas que me han hecho Aralar y EA, pero sí adelantó que seguiré trabajando desde una radical independencia e imparcialidad. Otra cosa es que mi trabajo merezca diferentes opiniones y que algunas de ellas puedan ser críticas".

Y en este punto se acordó del enfrentamiento que mantuvo en 2006 con el entonces consejero de Interior, el peneuvista Javier Balza, por el caso Beroiz. En aquella ocasión, el Defensor del Pueblo vasco acusó de manera velada a la Ertzaintza de maltratar a unos detenidos acusados de terrorismo. Respecto al informe de atención a las víctimas del terrorismo, que motivó el rechazo de Aralar y de Eusko Alkartasuna, Lamarca destacó que se trata de un trabajo muy denso y dado que se trata de un tema que levanta muchas sensibilidades resulta "razonable" que se produzcan algunas críticas. "Pero más allá de eso, mi relación con los grupos de la Cámara es buena", puntualizó.

Durante las próximas semanas cerrará su plan de actuación para los próximos cinco años y se lo presentará al Parlamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50