El armador del 'Alakrana' contacta en Kenia con los piratas somalíes

El Gobierno no recurrirá a fondos reservados, como hizo con el 'Playa de Bakio'

El armador de la compañía Echebastar Fleet SLU, propietaria del atunero Alakrana, en manos desde el pasado viernes de piratas somalíes, ya ha entablado contacto con los secuestradores a través de un intermediario, según fuentes que conocen de primera mano el desarrollo del secuestro. Al contrario que otros mediadores, que se presentaron voluntariamente al armador y cuyos servicios fueron rechazados, las fuentes consultadas consideran que este canal merece credibilidad. Ello no significa, agregaron, que el desenlace del secuestro esté próximo, ya que la negociación podría pasar por altibajos y prolongarse.

El dueño del Alakrana estaba en las Islas Seychelles cuando se produjo el secuestro del atunero y sus 36 tripulantes -16 de ellos españoles-, por lo que viajó de inmediato a Kenia, donde cuenta con el asesoramiento del embajador español en Nairobi, Nicolás Martín Cinto, veterano en este tipo de negociaciones, y de un equipo de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) enviado desde España. Desde Kenia, el armador no sólo habla con intermediarios sino también, a través del teléfono, con los marineros secuestrados.

El armador del caso anterior devuelve a plazos el rescate que pagó el CNI
Más información
"Hay piratas en España pasando información a los secuestradores"
Cada atunero pagará más de 55.000 euros al mes por llevar mercenarios

Ésta es una diferencia fundamental con el secuestro del también atunero vasco Playa de Bakio, asaltado en abril de 2008, cuyo armador nunca salió de Bermeo (Vizcaya). La otra diferencia es que, en esta ocasión, el rescate no saldrá de los fondos reservados del CNI, según fuentes gubernamentales.

El Playa de Bakio fue liberado a los seis días de su secuestro y después de que los agentes del CNI entregaran 1,2 millones de dólares a los secuestradores. La entrega del rescate fue una rocambolesca operación en la que los agentes del servicio secreto tuvieron que desplazarse en helicóptero desde el aeropuerto de Mogadiscio, sumido en el caos, a la fragata española que vigilaba desde la distancia a los piratas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El armador no disponía en metálico del dinero que exigían los secuestradores, por lo que el CNI llegó a un acuerdo para adelantárselo y que lo devolviera luego en plazos. También salió de los fondos reservados del servicio secreto el dinero exigido por los secuestradores de una cooperante española y otra argentina en el norte de Somalia en la Navidad de 2007.

Esta fórmula, según las fuentes consultadas, no se repetirá ahora, ya que el Gobierno ha dejado claro al armador que el pago de un eventual rescate sería de su absoluta responsabilidad. Otra cuestión es que los agentes del CNI pudieran prestarle apoyo en el momento de la entrega.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa ha pedido el apoyo de la Operación Atalanta para trasladar a España a los dos piratas detenidos el pasado domingo cuando se dirigían a la costa en un esquife tras intervenir en la captura del Alakrana.

Ante lo contraproducente que resultaría distraer los medios empleados en la vigilancia del atunero, la fórmula que se baraja es trasladarlos a un buque francés para hacerlos llegar hasta la base de Yibuti, desde donde se les repatriaría por vía aérea a España bajo custodia policial. Aún no se sabe cuándo podrían ser llevados ante el juez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS