Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Lucha final por los JJ OO de 2016

Lula se apunta al 'yes we can'

El presidente de Brasil ampara su reclamo en "el momento mágico" de la economía del país

El presidente de Brasil, José Inacio Lula da Silva, como ya había hecho la candidatura de Río, se apuntó en una rueda de prensa matinal al Yes we can de su ahora rival, Barack Obama. "Nosotros podemos, y queremos organizar estos Juegos", lanzó. Lula abordó la cuestión tirando de los resultados de su gestión política y de la fuerza emergente que representa Brasil en el mundo. "La recuperación de nuestro país es incuestionable, la gente percibe que por primera vez se están haciendo bien las cosas, vivimos un momento mágico". Y para datos, los del empleo generado pese a la crisis: 240.000 nuevos puestos.

La ciudad carioca recuperó así el brillo con el que llegó a la cita de Copenhague y que el anuncio de la presencia hoy de Obama había ensombrecido. Y su bandera sigue siendo la de convertirse en la primera ciudad suramericana que organiza unos Juegos. Nadie quiso, sin embargo, comentar las palabras del vicepresidente del Comité Olímpico Español, José María Odriozola, que señaló que Río es "la peor candidatura". Hablar de las rivales, dijo Lula, "no es éticamente correcto".

Chicago tiró de emoción y lágrimas y de su mejor activo: la potencia deportiva. Así, en la rueda de prensa comparecieron una veintena de deportistas entre los que estaban los ex jugadores de baloncesto David Robinson y Dikembe Mutombo, o la legendaria gimnasta ganadora de cinco oros olímpicos, Nadia Comaneci.

Algunas intervenciones acabaron en lágrimas, como la de la baloncestista paralímpica Linda Mastandrea. Pero mejor que el drama de superación es el arma que llega esta mañana: Barack Obama. Lo hace sin apenas tiempo para hablar con los miembros del COI que ya ansían sin disimulo una foto con él. La estrella de la política asistirá a la presentación, subirá al estrado, pedirá el voto y se marchará de nuevo sin esperar siquiera a la votación final. Algo que algunos miembros del COI empezaron ya a comentar ayer con cierto malestar.

Y sin hacer ruido sigue su discreta lucha diplomática Tokio. Ayer anunció "sorpresas" para su presentación y sacó a pasear durante su rueda de prensa a un pequeño robot llamado Posy, que soltó un discurso: "Estamos capacitados para organizar los mejores Juegos Olímpicos para los atletas", lanzó. Las casas de apuestas opinan lo contrario y ayer la situaban casi tan mal como a Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de octubre de 2009