Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofes en Asia

Indonesia revive la tragedia del Índico

Miles de personas quedan atrapadas bajo los escombros en la isla de Sumatra - Yakarta reconoce un centenar de muertos y teme que el número sea muy superior

Indonesia temía anoche que miles de personas hayan quedado sepultadas bajo los escombros en la ciudad costera de Padang, en la isla de Sumatra, como consecuencia de un terremoto de intensidad 7,6 en la escala de Richter, registrado a las 17.16 de la tarde (cinco horas menos en la España peninsular). El Gobierno dijo que la cifra inicial de muertos era de un centenar, pero advirtió que el número real superará al menos el millar.

Medio millar de grandes edificios, incluidos hoteles y hospitales, se desplomaron como castillos de arena, mientras se produjeron incendios en distintos lugares de esta ciudad de casi un millón de habitantes. "El temblor fue el peor que he sentido nunca", dijo Yuliarni, un residente del distrito Pariaman, en las afueras de Padang, a la cadena TVOne. "Las casas se han hundido, las luces y la electricidad se han cortado. La gente huyó hacia lugares más altos".

Hoteles y hospitales se desplomaron como castillos de arena en Sumatra

"No hay luz y la gente ha huido de la ciudad", relató un habitante de Padang

Los indonesios aún tienen fresco el recuerdo del seísmo y el consiguiente tsunami del 26 de diciembre de 2004, en el océano Índico, que dejó unos 230.000 muertos en una docena de países. El terremoto de ayer se produjo a lo largo de la misma falla. El epicentro fue localizado a unos 47 kilómetros al noroeste de Padang. El centro de vigilancia de maremotos del Pacífico, situado en Hawai, emitió inicialmente una alerta de tsunami, que lanzó a miles de personas en busca de refugio para huir de las posibles olas, pero lo retiró una hora más tarde.

Los temblores fueron tan fuertes que la gente tuvo que sentarse en el suelo para no caerse, según las imágenes de la televisión. Miles de personas huyeron de la costa en coches y motocicletas, accionando los cláxones. El vicepresidente indonesio, Yusuf Kalla, dijo que el número de víctimas mortales "será seguramente más alto" que las 75 declaradas inicialmente registradas. "En este momento, es difícil decir cuántas, porque está lloviendo intensamente y ha habido un apagón", declaró, según informó la agencia Associated Press. El responsable del centro de crisis del Ministerio de Sanidad, Rustam Pakaya, afirmó que "podría superar el millar". "Miles de personas están atrapadas bajo los edificios hundidos".

La ministra de Sanidad, Siti Fadilah Supari, declaró a la cadena Metro TV que un centro comercial y dos hospitales se habían desplomado en Padang, ciudad situada en terreno bajo y que los geólogos consideran vulnerable a fuertes terremotos o tsunamis. "Este es un gran desastre, más poderoso que el terremoto de Yogyakarta, en 2006", en el que murieron más de 5.000 personas, dijo Supari. En septiembre de 2007, varias docenas de personas fallecieron en Padang a causa de un temblor de magnitud 8,4.

Los temblores de ayer se sintieron incluso en la capital indonesia, Yakarta, situada a unos 940 kilómetros, y en Singapur y Kuala Lumpur (capital de Malaisia), donde los empleados de las oficinas salieron de los edificios dando gritos aterrorizados. El terremoto causó un corrimiento de tierras que destrozó casas en el lago Maninjau, cerca de Padang, mientras el aeropuerto de la ciudad resultó dañado. Equipos médicos de las provincias vecinas han sido enviados a la zona afectada, donde tenían previsto llegar durante la noche.

"Quiero saber lo que les ha ocurrido a mi hermana y su marido", dijo a la televisión Fitra Jaya, que tiene una casa en el centro de Padang, y se encontraba en Yakarta cuando se produjo el seísmo. "He intentado llamar a mi familia allí, pero no he podido ponerme en contacto con nadie".

El temblor se produjo un día después de que otro registrado en el Pacífico Sur lanzara un fuerte tsunami contra las costas de las islas del archipiélago de Samoa. Cuatro olas de entre cuatro y seis metros de altura se abatieron sobre las costas de Samoa Americana, donde el agua llegó en algunos lugares hasta un kilómetro tierra adentro, según afirmaron responsables de un parque nacional.

Indonesia se encuentra en el llamado Anillo de fuego en el Pacífico, donde la confluencia de placas continentales genera una gran actividad volcánica y sísmica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 2009