Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Medidas frente a la crisis

El IVA subirá en 2010 pero los productos básicos mantendrán el 4%

Salgado considera que este tributo y el del capital constituyen "el núcleo" de la reforma - La ministra alude a la necesidad de atender el gasto social

Los detalles de la subida fiscal que prepara el Gobierno se van dosificando en capítulos. La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, avanzó ayer que el incremento del IVA previsto para 2010 no afectará al tipo del 4% que grava los productos de primera necesidad. Se trata de otra entrega de esta serie fiscal que comenzó hace semanas y que concluirá previsiblemente en la presentación de los Presupuestos para 2010, que el Consejo de Ministros aprobará el próximo sábado.

Salgado, que compareció ayer tras la reunión del Consejo por enfermedad de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, descartó cambios en ese tipo, que se aplica al pan, la leche y el queso, los huevos, las frutas, verduras y legumbres, los libros, discos y periódicos y los medicamentos: "El Gobierno no va a plantear modificaciones en el tipo superreducido". Nada dijo, sin embargo, sobre el otro tipo reducido que existe en España, el 7%, que grava la vivienda, el transporte y la hostelería, entre otros. Esa omisión y el dato que aportó de que el 50% de la recaudación del IVA procede de los tipos reducidos abren la puerta a una subida de ese 7%, además del 16% general.

El IVA español es cuatro puntos inferior al 20% de media europea

Los técnicos recelan de subir el impuesto en plena recesión

La ministra no confirmó si la subida será de dos puntos, como ha sugerido en sus reuniones con los grupos parlamentarios de izquierda, pero sí subrayó que España es el segundo país comunitario con menor recaudación de IVA en relación con el producto interior bruto (PIB). Más allá de que el tipo sea más bajo que la media de la Unión Europea (casi el 20%) y que haya muchos productos afectados por un gravamen reducido, el elevado nivel de fraude en España hace que el peso del IVA sobre la riqueza sea menor (representa casi el 5% del PIB).

El aumento de este tributo y del tipo que grava las rentas del capital constituyen "el núcleo" de la reforma impositiva que ultima el Gobierno, según Salgado, que obvia una de las medidas más voluminosas de ese giro fiscal: la retirada de la deducción de 400 euros en el IRPF, que devolverá a las arcas públicas más de 4.000 millones de euros al año.

La idea de subir el IVA cuando flaquea el consumo va en contra del criterio defendido por los propios técnicos de Hacienda, que no se oponen a un aumento de la tributación pero recelan de aplicarlo ahora. Consciente de que el incremento de esta figura impositiva contradice el mensaje inicial sugerido por el ministerio, la vicepresidenta habló de la necesidad de hacer "un gran ejercicio de energía y de explicación" para trasladar a los ciudadanos la subida de impuestos. "Queremos que entiendan que es necesario para atender las necesidades corrientes de gasto social", recalcó.

Sólo tres países de la Unión Europea (Reino Unido, Luxemburgo y Chipre) tienen un IVA general más bajo que España, un punto inferior. La mayoría se sitúa en torno al 20%. Los tipos más altos se dan en los países nórdicos, especialmente en Dinamarca y Suecia, que aplican un 25%. En términos de recaudación sobre PIB, España es la penúltima de Europa tras Luxemburgo, según dijo Salgado.

La mayor parte de los expertos aboga por elevar el IVA para tratar de recomponer las esquilmadas arcas públicas. Subir dos puntos el tipo general reportaría unos 6.000 millones de euros adicionales, aunque este cálculo se basa en la recaudación del año 2008, posiblemente mejor que la que se registre en 2010, todavía sin superar la crisis. Con ese supuesto, la ganancia sería inferior, incluso podría neutralizarse si se deprime el consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de septiembre de 2009