Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Europa

Los sondeos prevén una clara victoria del 'sí' en el referéndum irlandés

La grave crisis económica afianza el respaldo al Tratado de Lisboa

Cuando faltan dos semanas para que los irlandeses vuelvan a votar la ratificación o no del Tratado de Lisboa, los sondeos siguen pronosticando una clara ventaja del sí. De los dos grandes sondeos que publica la prensa irlandesa, en uno de ellos el apoyo al tratado ha caído ocho puntos desde el anterior sondeo, en mayo, pero esa caída no se debe a que haya más apoyos al no, sino a que hay más gente que duda sobre el sentido definitivo de su voto. En el otro gran sondeo, sin embargo, los apoyos a la ratificación son ahora aún más firmes que antes del verano.

La terrible crisis económica que vive Irlanda va casi con toda seguridad a acabar con el Gobierno del Fianna Fáil pero, quizás paradójicamente, ha reforzado las posibilidades de victoria del al Tratado de Lisboa porque los irlandeses parecen haber percibido que un alejamiento de la Unión Europea podría deteriorar aún más su economía, que antes de la crisis era una de las más boyantes de Europa.

El sondeo de TBS-mrbi para el Irish Times, publicado el pasado 4 de septiembre, señala que un 46% de los entrevistados piensa votar sí, un 29% se inclinan por el no y un 25% aún no han decidido su voto. En mayo pasado, ese mismo sondeo pronosticaba un 54% de síes, un 28% de noes y un 18% de indecisos.

Pese al fuerte incremento de indecisos, hay cuatro motivos para que los partidarios de la ratificación del tratado mantengan el optimismo. Primero, porque la caída del apenas incrementa el porcentaje de noes. Segundo, porque la proyección final, extrapolando el voto de los indecisos, sigue pronosticando una clara victoria del por 61% a 39%. Tercero, y muy importante, porque un mes antes del referéndum de 2008, en el que acabó ganando el no, los sondeos estaban mucho más abiertos: 35% apoyaban el sí, 18% el no y, sobre todo, un 47% seguían indecisos.

Y un cuarto motivo para el optimismo del es que los sondeos de Red C para el diario The Sunday Business Post siguen reflejando no sólo una tendencia clara al sino una consolidación del voto afirmativo. El obtiene un 62% de apoyos entre los irlandeses mayores de 18 años que se declaran decididos a ir a votar, frente a un 23% que apoya el no y un 15% que no ha decidido su opción. Desde enero, el ha ido creciendo del 58% al 62% y el no ha ido cayendo del 28% al 23%.

Las perspectivas de ratificación del Tratado de Lisboa no se traducen en un apoyo al Gobierno. Salvo el Sinn Féin, todos los grandes partidos están a favor de la ratificación. Los votantes parecen decididos a hacer caso al primer ministro, Brian Cowen, cuando dice que la Unión Europea es un tema que está por encima de los partidos. Pero también parecen decididos a dejar claro que su apoyo al Tratado de Lisboa está muy por encima de su apoyo al Gobierno.

El último sondeo de Red C confirma la impopularidad del gobernante Fianna Fáil (FF), que se llevaría un 24% de los votos de primera preferencia si mañana hubiera elecciones. Los dos grandes partidos de la oposición obtendrían conjuntamente un 52% de los votos: 33% el Fine Gael (FG) y 19% los laboristas. En los comicios de 2007 el FF logró un 42%, el FG un 27% y los laboristas un 10%.

La economía parece explicar tanto la caída del Gobierno como el auge de los apoyos al Tratado de Lisboa. El Banco Central de Irlanda estima que la economía se contraerá este año un 9% y en el próximo un 3,5% adicional. Y, después de ver cómo se desmoronaba la no tan lejana Islandia, los irlandeses parecen haber decidido que más vale no tontear con la integración europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009