El independentismo sube en Cataluña seis puntos desde 2005

El 19% de los catalanes querría ahora un Estado propio

El independentismo catalán recordará este fin de semana durante mucho tiempo por dos cosas: la primera por el fichaje estrella de Joan Laporta, presidente del Barça, que encabezó radiante la manifestación de la Diada de las plataformas soberanistas, y después porque hoy se celebra en Arenys de Munt (Barcelona) un referéndum independentista organizado por una entidad privada. La excitación soberanista no parece flor de un día. Los barómetros del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat certifican que el independentismo ha aumentado seis puntos desde 2005.

Si en la encuesta de julio de 2005 el 13,6% de los encuestados se mostró partidario de que Cataluña tuviera un Estado independiente, ahora el porcentaje es del 19%, tres puntos más que en 2008. Ferran Requejo, catedrático de Ciencia Política de la Pompeu Fabra, augura que el proceso irá a más si el Estado no reacciona. "Ahora hay menos timidez en plantear alternativas radicales. También es una cuestión generacional", sostiene y da motivos para explicar el fenómeno: "La primera es que el electorado se ha alejado de la clase política por sus trifulcas y porque no ve perspectiva de futuro". Y la segunda: "Se ha visto que con las autonomías nunca habrá un reconocimiento plurinacional del Estado, que siempre se estará hipotecado y amenazado por el Gobierno central".

Más información

Todo ese descontento no lo ha canalizado en exclusiva Esquerra Republicana (ERC), que desde 2004 sufre una sangría de votos. Su techo fue de 638.000 en 2004 y no ha dejado de caer: 416.000 en las autonómicas de 2006; 334.000, en las municipales 2007 y 289.000 en las generales 2008. El partido de Joan Puigcercós no es el único referente del universo independentista. La foto de la Diada lo revela: cuatro entidades organizaron la exitosa manifestación que lideró Laporta bajo el lema Queremos un Estado propio. ERC, más modesta, convocó con la consigna: Estamos construyendo un Estado propio. El alcalde de Arenys de Munt estaba en la primera. No olvidan que ERC votó contra una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en favor del referéndum. "Seamos serios. Entre las firmas de apoyo estaban Francisco Franco y Robin Hood", dijo Ignasi Llorente, portavoz de ERC, que relativizó su pérdida de militantes. "Somos el primer referente. Si hay más grupos soberanistas es porque ese sentimiento crece".

¿Dónde irán esos votos? Elisenda Paluzie, de Sobirania i Progrés, cree que de momento a la abstención: "Pero está claro que bajo el paraguas constitucional no hay salida". Carles Carrera, un militante de ERC de los 90, dibujó este panorama durante la Diada: "ERC ha pagado su ambigüedad y ya no es el referente. Y a los otros les falta dar con un líder que acabe con la fragmentación". Quizá Laporta, que deja el Barça esta temporada, tenga algo que decir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de septiembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50