Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Europa se queda corta

De nuevo, tras el verano, constato que Europa como unión donde supuestamente ya no hay fronteras me falla. Y son las empresas y los bancos los que más tardan en ponerse a la hora europea, sacándonos los cuartos cuando decidimos viajar o recordándonos las viejas fronteras, que por lo visto a ellos sí les conviene mantener. ¿Por qué, por ejemplo, aún no podemos devolver en Toulouse un coche que hemos alquilado en Barcelona -sin que nos cueste, si acaso nos dejan, la intemerata- y sí en cambio podemos dejarlo en Madrid?

¿Por qué me cobra el sistema 4B, por poner otro ejemplo, un 8% en mis disposiciones en efectivo en el "extranjero"? ¿Por qué siguen haciendo su agosto las compañías telefónicas con sus roamings o itinerancias? ¿Por qué Renfe no puede venderme un trayecto de SNCF en Francia? Preguntas que quizá espoleen a nuestros legisladores a hacer más y mejor Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009