Los restos hallados en Ópera son de la muralla cristiana del siglo XII

La Comunidad cree prematuro pronunciarse sobre el futuro de las obras

La historia sigue durmiente, pero viva, a los pies de Madrid. Un lienzo de la muralla cristiana erigida entre 1086 y 1212 para resistir las acometidas musulmanas contra la ciudadela reconquistada poco antes ha sido hallado en las obras de remodelación de la plaza de Isabel II, más conocida como plaza de la Ópera. La muralla madrileña está protegida por ley desde el año 1954. Otro hallazgo, bajo la misma plaza, es el de la fuente de los Caños del Peral, de siete bocas y del siglo XVI, que se abastecía de un potente viaje de agua que allí vertía. Obra de Juan Bautista de Toledo, arquitecto de San Lorenzo de El Escorial, ha sido localizada durante la ampliación (hasta 841 metros cuadrados) del vestíbulo de la estación de la línea 2 del metro.

La zona donde se ha encontrado la muralla ocupa un espacio relleno con echadizo y escombro entre el suelo de la plaza y el túnel del ferrocarril; éste fue excavado en mina, según fuentes de la obra. Los restos de la fortificación -cuyo descubrimiento trascendió a primeros de agosto aunque se sabía de su existencia meses antes- forman un tramo de cuatro metros de anchura por siete de longitud y algo menos de un metro de altura. Compuesto de pedernal, argamasa y mampuesto, se encuentra a unos seis metros de profundidad, cerca del centro de la plaza. Según una portavoz de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, "aún no se ha evaluado la importancia de los hallazgos por lo que resulta prematuro pronunciarse sobre si las obras serán o no aplazadas".

El lienzo de la muralla se alinea con una atalaya cuyos cimientos quedaron musealizados en el estacionamiento de la plaza de Oriente. Según Cristina Segura, catedrática de Historia Medieval en la Universidad Complutense, "lo hallado posee gran importancia patrimonial".

Este tramo amurallado formaba un trazado continuo con otro lienzo, de unos tres metros de longitud por 2,5 de altura con arco de medio punto incluido, que se conserva en el sótano de un restaurante de comida norteamericana en la contigua a la plaza de Isabel II. "La muralla fue edificada para defender la ciudad de las aceifas, incursiones-relámpago que almorávides y almohades realizaban en el interior de territorios fronterizos recién conquistados por los cristianos, como era el caso de Madrid entonces". Así lo explica el historiador Francisco Marín Perellón. "Este tipo de incursiones, que los cristianos devolvían a su vez a territorios musulmanes y que se denominaban algaradas, terminó con la batalla de las Navas de Tolosa en 1212", dice Marín. Ello le permite suponer que se construyó antes de esa fecha y después de la reconquista de Toledo, en 1086.

Álvaro Soler y Alicia Turina fueron los primeros en documentar la muralla cristiana en un estudio hecho en 1983 en la calle del Almendro. Según Soler, "la fortificación partía de la Cuesta de la Vega y surcaba la Cava Baja y la calle de la Escalinata". Allí, junto a la plaza de Isabel II, persisten aún vestigios visibles.

Lienzo y puerta de la muralla situado en el sótano de un restaurante de la plaza de la Ópera.
Lienzo y puerta de la muralla situado en el sótano de un restaurante de la plaza de la Ópera.ULY MARTÍN
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS