Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias pagarán 150 euros por los ordenadores escolares

La Generalitat lanza una campaña para digitalizar las aulas que subvencionará la mitad del precio de los miniportátiles de los alumnos

La campaña para digitalizar las escuelas que lanza este mes la Generalitat no va a salir gratis a los padres. Aunque la Administración catalana subvenciona con 150 euros la compra de un miniportátil, los padres deberán aportar otros 150. Se trata del Projecte 1x1 para dotar a los alumnos de ordenadores y sustituir los libros de texto. En una primera fase participan en la misma 70 centros de ESO y afecta a unos 6.000 alumnos. En enero se sumarán 130 centros, lo que representa 16.000 estudiantes más, y este mismo mes está previsto lanzar una extensión experimental en el ámbito de Primaria en unas 125 escuelas con un censo de más de 11.000 alumnos, aunque la cifra final depende del éxito de la convocatoria que hará la Generalitat para este sector. En total, los alumnos involucrados serán unos 33.000 distribuidos en 1.500 aulas de 325 centros.

33.000 estudiantes de Secundaria y Primaria tendrán portátil este curso

Los centros que se acogen a la primera fase de la campaña presentaron su candidatura tras la convocatoria de la Generalitat y tras un acuerdo de su consejo escolar. Con todo, son las familias quienes deberán adquirir el ordenador. Para ello recibirán una carta donde se les indicará dónde abonar los 150 euros. El equipo es un Toshiba NB200, cuyo precio es de 300 euros. Está previsto conceder becas a un 20% de los alumnos, en especial a quienes ya la reciben para la compra de libros. Los centros seleccionarán el material pedagógico digital y harán la compra de las licencias.

El empleo de este ordenador sustituirá la adquisición del tradicional material didáctico en papel, aunque los libros no desaparecerán de las aulas. Cada alumno gasta ahora en libros entre 200 y 300 euros, según la asociación de familias Fapaes. Un portavoz del Departamento de Educación manifestó a este diario que no está prevista la escena de que la familia de un alumno se niegue a realizar la compra. "La decisión se tomó en el consejo escolar de los centros donde participan los padres y, además, esta cifra supone un ahorro para las familias si se calcula el gasto que deberían hacer en material escolar tradicional", dice Educación.

En esta primera fase, el modelo de miniportátil homologado es un Toshiba que puede trabajar tanto con el sistema operativo abierto Linkat, como con el sistema operativo propiedad de Microsoft, Windows XP Pro en versión catalana. El programario incluido ofrece también las dos opciones. El canal de compra y suministro será el de PromoCaixa. Educación subvencionará al centro la compra de licencias de libros digitales con 30 euros por alumno.

Los ordenadores van equipados con programas de supervisión, control antirrobo y gestión centralizada a cargo de Telefónica. Las familias firmarán una autorización para esta supervisión. El sistema antirrobo permite la localización del equipo y, si no se conecta en unos días, el ordenador autodestruye la estructura del disco que deberá ser enviado a reparar. La Generalitat cree que este sistema resultará disuasorio para los ladrones. El mantenimiento de los ordenadores corre a cargo de los alumnos.

El proyecto subvencionará a los centros para que se doten de un parque de reserva de ordenadores y presten al equipo docente portátiles idénticos. Las aulas estarán dotadas con proyector y pizarra digital interactiva. Para ello se ampliarán las conexiones a Internet. Los alumnos dispondrán de una tarjeta con el nombre de usuario y clave de acceso. También se organizará una campaña para dar apoyo al equipo de profesores que participen en el proyecto con formación en los centros y asesoramiento telemático. A medio plazo se establecerá un sistema de "formación de formadores" en las metodologías asociadas a este modelo pedagógico.

El plan fue anunciado por la Generalitat en abril antes de que el Gobierno de Zapatero lanzara su propuesta Escuela 2.0 destinado a Primaria. La Generalitat ha optado por iniciar la digitalización de las aulas en primero y segundo de ESO, porque considera que los alumnos a partir de 12 años pueden desarrollar un sentido de la responsabilidad menos exigible a los más pequeños. La Generalitat destina al plan 15 millones de euros y falta cerrar la negociación con el Gobierno central para fijar su aportación a este proyecto cofinanciado.

Desde la asociación de padres de alumnos Fapaes se apoya este plan de digitalización de las aulas. Con todo, su presidente, Pere Farriol, reclama que si la educación es gratuita... los ordenadores y los libros de texto, también deberían serlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de septiembre de 2009