La campaña de Portugal arranca con un aluvión de debates

El socialista José Sócrates batalla para renovar su mandato el 27 de septiembre

Un aluvión de debates televisados, diez en diez días, entre los cinco principales candidatos ha colocado a Portugal en plena campaña para las legislativas del próximo 27 de septiembre, a pesar de que, oficialmente, faltan ocho días para el pistoletazo que dará inicio a la guerra propagandística. Frente a frente, en turnos de dos, los líderes y candidatos de los cinco partidos con representación parlamentaria (tres de izquierda y dos conservadores) se ven las caras cada noche en hora de máxima audiencia. En algún caso, la política desplazará al fútbol. Algo inaudito.

Abrieron el fuego el miércoles el primer ministro y candidato del Partido Socialista (PS), José Sócrates, y el aspirante del derechista Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP), Paulo Portas. No fue un debate de guante blanco, que en más de una ocasión adquirió el tono de una jaula de grillos. Los ánimos políticos están caldeados y los candidatos saben que se acabó la época de la mayoría absoluta con la que ha gobernado el PS los últimos cuatro años y medio. El resultado en las urnas se prevé ajustado. Hay, pues, que arañar voto a voto, y para ello no se escatiman esfuerzos. Más o menos legítimos.

Las relaciones con España han entrado de lleno en la pugna electoral
El impulso de obras públicas para salir de la crisis divide a los partidos

En esta "batalla preelectoral", una decisión empresarial se ha convertido en el tema que acapara la atención de políticos y los medios. La noticia se produjo cuando la cadena de televisión TVI, cuyo accionista mayoritario es el grupo PRISA -editor de EL PAÍS-, comunicó el cambio de formato del telediario de los viernes para homogeneizarlo con los informativos del resto de la semana. La decisión implicaba la salida de Manuela Moura Guedes como directora del Jornal Nacional de Sexta (telediario del viernes). Varios directivos del área de informativos de TVI dimitieron en solidaridad con la periodista. Se da la circunstancia de que el Jornal de Sexta se ha caracterizado por su crítica feroz al Gobierno socialista y, especialmente, a la figura del primer ministro, que llegó a calificar dicho telediario de periodismo travestido. Las reacciones de políticos, candidatos y comentaristas se produjeron en cadena y, en cuestión de horas, no sólo TVI y PRISA, sino "España" y "los españoles" se convirtieron en protagonistas involuntarios de la campaña electoral y del fuego cruzado entre los candidatos.

La utilización electoralista de un tema tan recurrente como la relación con España ha desplazado a los grandes temas de fondo de la campaña, que giran en torno a la crisis económica y a las iniciativas para salir de ella. Los programas de todos los partidos ponen el énfasis en la lucha contra el paro que, según las últimas cifras, llega al 9,3% (medio millón de portugueses).

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Las propuestas son otro cantar. El caballo de batalla son las obras públicas, asunto que separa a los dos grandes partidos, el PS y el conservador Partido Social Demócrata (PSD), líder de la oposición. Los socialistas plantean hacer realidad el tren de alta velocidad que ligue Portugal a Europa con las líneas Oporto-Vigo y Lisboa-Madrid para 2013, y Lisboa-Oporto en 2015. Asimismo, proponen un tercer puente sobre el río Tajo en Lisboa, un nuevo aeropuerto en la capital y continuar el plan de carreteras, para modernizar el país y crear empleo. El PSD propone lo contrario -suspender el AVE y revisar las concesiones de carreteras y el calendario para el nuevo aeropuerto-, por considerar que, en las actuales circunstancias, es un despilfarro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50