Los escándalos que afectan al PP

Una agencia bajo sospecha ingresó 2,1 millones en contratos del Gobierno de Matas

"Yo no he dado ni un duro al PP", se quejaba el publicista Miguel Romero en una conversación telefónica intervenida por la policía en noviembre de 2008. Hace dos semanas, Romero, director de la agencia de comunicación Nimbus e imputado en el caso Palma Arena, reconoció a los fiscales el pago de comisiones "en mano" al gerente del velódromo, Jorge Moisés, a cambio de la adjudicación de diversos contratos.

Los investigadores sospechan que estas dádivas podrían ser sólo la punta del iceberg de un complejo entramado diseñado para lograr una auténtica catarata de suculentas adjudicaciones de las entidades públicas, entonces en manos del PP.

Nimbus tuvo un vínculo estrecho con el entorno de Jaume Matas: cuatro antiguos jefes de prensa del PP trabajaron en diferentes épocas para la empresa, que además organizó un gabinete de comunicación alternativo para Matas cuando éste fue ministro de Medio Ambiente, entre 2000 y 2003. En el registro de su sede se hallaron indicios de que el tesorero del PP y cuñado del ex presidente, Fernando Areal, pagó a la agencia cerca de 80.000 euros en dinero negro por la campaña autonómica del partido en 2007. Romero lo admitió ante el juez.

Más información
"En el velódromo el procedimiento no era normal"
El 'caso Palma Arena' fuerza a dimitir al único imputado del PP aún en activo
El cuñado de Matas niega pagos en dinero negro a la agencia que recibió supuestas adjudicaciones del PP

Según la Fiscalía Anticorrupción, entre 2004 y 2007, Nimbus ingresó unos 2,1 millones de euros procedentes de las arcas públicas. Su director creó dos sociedades paralelas, con los nombres de Iberpacific y Promarca, para aglutinar el máximo número de ofertas. Según declaró el publicista, los responsables del Palma Arena "conocían que estas tres empresas estaban estrechamente ligadas entre sí", lo que no impidió que otorgaran a Promarca la organización de cuatro viajes a Barcelona, Valencia, Berlín y Burdeos (26.800 euros en total) para visitar velódromos y negociar con posibles proveedores. Iberpacific, por su parte, se benefició de otro jugoso contrato para la construcción de una maqueta del complejo deportivo. Romero subcontrató este encargo a una empresa alicantina, a la que instó a "engordar las facturas". El precio final de la maqueta fue de 66.120 euros.

El flujo de dinero público desde las instituciones hacia la red empresarial de Romero fue constante. Se han recopilado 55 contratos concedidos a Nimbus por parte de la Vicepresidencia del Ejecutivo autónomo, entonces dirigida por la actual presidenta del PP balear, Rosa Estaràs. El montante total ascendió a 678.579 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, la Consejería de Deportes adjudicó a la agencia otros 15 contratos por 125.150 euros. Los fiscales consideran que "muchas de estas adjudicaciones nada tenían que ver con el objeto social de una empresa de comunicación", y cita como ejemplos "el traslado y acondicionamiento de una caseta o la compra de cascos y chalecos de obra". En enero de 2007, el Gobierno balear pagó a Nimbus 845.549 euros por la campaña de publicidad del Mundial de Ciclismo en Pista que se celebró en el Palma Arena.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS