Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer mata a su marido, al que denunció por maltrato

Le clavó un cuchillo de cocina en la femoral y murió desangrado. Hoy pasa a disposición judicial en Picassent la mujer de nacionalidad rumana, de 32 años, detenida ayer por acabar con la vida de su marido, de 31, también rumano, en la casa en la que vivían en Real de Montroy, a 37 kilómetros de Valencia.

La mujer, que confesó los hechos, sufría malos tratos. De hecho, hace menos de un año presentó una denuncia ante la Guardia Civil contra su marido. El instituto armado se ocupó del caso, pero ella la retiró cuando el asunto llegó al juzgado, como ocurre en numerosas ocasiones. No hubo oportunidad de conceder una orden de protección ni imponer una orden de alejamiento, de intervenir ante lo que ocurría.

La pareja ocupaba la vivienda situada en el número 24 de la calle del Doctor Fleming de Real de Montroy desde hacía poco menos de dos años. Está ubicada en un barrio marginal del municipio. Compartían la casa con otra pareja. El matrimonio tiene un hijo de cuatro años y en la medianoche del domingo se inició entre ellos una de las habituales, según los vecinos, peleas que tenían.

Esas peleas eran gritos, amenazas y agresiones. Él carecía de trabajo estable y varios vecinos señalaron ayer que tenía problemas con el alcohol. Ella, añadieron, le tenía miedo aunque le hacía frente. "Pasaba mucho miedo", dijeron algunos vecinos.

Ambos se golpearon

La discusión pasó de las palabras a las manos. Ambos se golpearon. Él la fue empujando hasta que trató de arrinconarla en la cocina. Y ella cogió un cuchillo y se lo clavó en el muslo, seccionándole la femoral. Murió desangrado en menos de tres minutos.

El Equipo Mujer-Menor de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación de lo ocurrido después de que una llamada alertara de madrugada del crimen.

Los vecinos no tenían ayer muy buenas palabras para el finado. Los que ocupan la vivienda contigua le señalaron como una persona "problemática" y mencionaron la persistencia de las disputas. Era "muy violento", añadieron. Cuando fue detenido por la denuncia que su mujer interpuso contra él, relataron, le encontraron un cuchillo escondido en el pantalón con el que supuestamente quería agredir a su esposa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de agosto de 2009