Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

Un reportero de Brasil, acusado de ordenar crímenes y grabarlos

Wallace Souza, diputado de Amazonas, era siempre el primero en informar

Hay historias reales que pueden superar el más rocambolesco guión de cine policiaco. Ocurre con la del brasileño Wallace Souza, diputado del Estado de Amazonas y presentador del ya extinto programa sensacionalista de televisión local Canal Livre que narraba truculentos y mórbidos casos de crímenes y asesinatos. Se le acusa de ser el cabecilla de una cuadrilla criminal que cometió, al menos, seis asesinatos. Lo más increíble es el objetivo de tanta violencia: buscaba aumentar los índices de audiencia de su esperpéntico show.

En el origen de la acusación está el ex agente de policía Moacir Costa, que tras ser detenido desveló importantes informaciones que apuntan directamente al político como cabecilla del entramado criminal. Según el testimonio de Costa, los equipos de grabación del programa Canal Livre llegaban a los escenarios del crimen antes de que estos se produjeran. De esta manera, las imágenes exclusivas emitidas en el espacio televisivo se sucedían, una tras otra, de una manera demasiado sospechosa. Llegó un momento en que los investigadores repararon en que tanta suerte no podía ser casual y fueron tras la pista de los criminales.

El ex policía está acusado de tráfico de drogas y posesión de armas

Tras las acusaciones del ex policía, la Justicia autorizó un registro en el domicilio de Souza, donde fueron encontradas municiones, casquillos de balas que habrían sido retiradas de los escenarios de los crímenes, así como 250.000 reales (96.000 euros) y 15.000 dólares (10.700 euros) en metálico que el diputado no supo justificar. "Las investigaciones apuntan a que la cuadrilla llegaba a fabricar los hechos, cometía crímenes para generar noticias para el programa" de Souza, declaró Thomaz Vasconcelos, secretario de Inteligencia de la secretaría de Seguridad pública del Amazonas.

El Tribunal de Justicia del Estado de Amazonas acusa a Souza tráfico de drogas, amenaza a testigos y posesión ilegal de armas. Junto al diputado también ha sido imputado su hijo Raphael y un grupo de policías que conformarían el grupo encargado de ejecutar los homicidios. Según informaciones difundidas en la prensa brasileña, suman quince. Por su parte, la Asamblea Legislativa del Amazonas (ALEAM) ha anunciado la apertura de un proceso contra el diputado. "No puede ignorarse una decisión del Tribunal de Justicia que convierte a un diputado en reo de un proceso penal. No podemos decir que no está pasando nada", declaró recientemente el presidente de la cámara legislativa amazónica, Belarmino Lins. El abogado de Souza rechaza las acusaciones. Proceden de rivales políticos que intentan manchar su nombre, ha dicho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de agosto de 2009